13 de julio de 2008

Palabras mágicas

Anoche soñé que estaba con unas amigas, salíamos, en un auto.
Todo era risas y diversión, algunas estaban cansadas por haberse ido de juerga toda la noche anterior.
Paramos el auto y bajamos a descansar en un lugar que tenía un portón de rejas muy grande, la entrada era como si fueran una mansión con un gran parque. Una construcción tipo europea, césped bien verde con lomitas al estilo inglés o irlandés.
Yo pregunté qué era este lugar, porque entrábamos como si fuera un lugar público, pero no lo parecía para nada.
Alguien decía que era una iglesia, otra decía que era un colegio...yo decía que parecía un cementerio.
Nos sentamos en el pasto, fumamos un porro y conversábamos.
Se acerca otro grupo, charlamos con ellos y un pibe alto y flaco se me acercaba y me decía: "escuchá, escuchá, ya sé como derrotar a los súcubos, íncubos y vampiros"!!!
Yo me reía a carcajadas y lo escuchaba divertida. Él me daba explicaciones, me decía unas palabras mágicas que había que decir con unos movimientos con las manos, estaba entusiasmadísimo.
Yo le preguntaba de dónde había sacado semejante disparate. "Estuve investigando" me dijo, señalando hacia adentro del lugar donde estábamos.
Una repentina alegría y entusiasmo brotaron en mí, quería ir a ese lugar ya mismo!
Le pedí por favor que me llevara, que quería conocer ese lugar.
Usé el "porfi, porfi, porfi", estaba muy interesada.
Me advirtió que en ese lugar había un vampiro, eso hizo que yo saltara de alegría e incrementara los "porfis, porfis"
Entramos a una habitación llena de frasquitos y libros gigantes y antiquísimos.
Allí se guardaban todos los secretos de magia.
Yo repetía una palabra que ahora no recuerdo (qué pena!) mientras señalaba un calderito y lograba moverlo a la distancia, haciéndolo desplazarse por el aire lentamente.
Y celebraba el hecho con saltitos de alegría.
Pero me preocupaba no poder encender fuego. Ensayaba la palabra y movía veloz mi brazo en dirección a lo que quería encender, pero nada...
Hasta que encontré un momento de intimidad entre el caldero y yo, mientras este amigo hablaba con otra persona y yo sabía que nadie me observaba.
Y allí lo descubrí, comencé a respirar en forma agitada con la mirada intensa en el caldero e incrementaba en forma voluntaria mi respiración, era eso! tenía que crear el fuego internamente y luego proyectarlo al objeto!
Un indicio de que era la forma correcta fue ver cómo desde el calderito salía humo y las ramitas que contenía empezaban a chisporrotear.

4 comentarios:

Christian dijo...

Al final era un cementerio, entonces. Que miedo. AUnque siempre el espiritú de la aventura puede más.

Ayoween dijo...

No sé qué era al final...en un sueño todo se transforma todo el tiempo.
Pero en el sueño había de todo menos miedo, era como una Harry Potter!!

Che, qué miedoso que sos.
Que no se diga..

Christian dijo...

Bueno, un cementerio acompañado de Emma Watson es otra cosa. Espero que ya tenga 18, porque no quiero que me lleven preso. =S

Andrea dijo...

Marie, qué sueño más simbolico, me encantó el mensaje que pude captar desde afuera, esto de encender el fuego internamente y proyectarlo en el caldero... me pregunto qué relación habrá tenido con tu vida...besos