8 de abril de 2012

Te acordás..?

No te pongas a la defensiva. No te pido que creas nada.
Sólo tengo ganas de contarte como extraño...y cuanto extraño esa otra época.
Extraño caminar descalza en el pasto del parque, envuelta en mi poncho.
Tus canciones en esa vieja guitarra y las risas de colores.
Extraño mi larga cabellera rubia y la forma de trenzarla y decorarla con flores.
Extraño ese mundo feliz que construíamos, que vislumbrábamos y que terminó arrojándonos a otra era mucho más gris y veloz.
La carretera, tu pipa...la risa, los lentes...la alegría y la celebración.
Extraño andar en grupo, dormir en carpas y al cielo estrellado que nos decía hacia dónde deberíamos ir al día siguiente.
Solíamos crear algo maravilloso a cada instante. O descubrirlo, o inventarlo!
El aire era perfumado y no podíamos dejar de explotar en gozo. Era simplemente inevitable.
Recuerdo cómo cuando lloraba, una canción siempre sonaba más fuerte y así podía permitirme gritar y llorar con todo mi dolor.
Extraño la música, extraño bailar y extraño cómo olía y brillaba San Francisco en 1968.
Quizás no lo recuerdes, pero yo lo extraño tanto!

Las Pequeñas Cosas Que Matan Lentamente

Pagar cuentas. Sacar la basura. Limpiar el piso.
Poner a lavar ropa ya, para que se seque al menos una remera para mañana.
Discutir con un colectivero. Obtener un asiento como si fuera un trofeo.
Contracturarte en el intento de que alguien no te empuje o te lleve por delante.
Ver a una madre decirle cosas horribles a su hijo y no decir nada.
Podría seguir con una lista interminable de "esas" pequeñas cosas que nos consumen.
Pero es agotador, matan algo dentro nuestro.

Me dí cuenta que la enorme insatisfacción que padezco últimamente es que siento que mi vida se me va en una sumatoria de pequeñas cosas que me requieren un enorme esfuerzo y no me generan ningún placer.
Entonces, cansada y desapasionada, cuando puedo descansar me dejo entrar en un estado vegetativo, creyendo que con eso descanso y me regenero.
Aunque el cansancio no se me va y encima me enfermo.
Me enfermé, me dió tos, me quedé sin voz literalmente y me sentí muy mal.
Al menos me pude tomar unos días para explorarme.
Hice reposo de aquellas pequeñas cosas, del trabajo y de todo lo que rodea a esa esfera perturbadora.
Hace dos meses trabajaba la mitad de lo que trabajo ahora, no tenía un peso, me llevaba super bien con mi jefe y la pasaba muy bien, me reía, me divertía y disfrutaba mi trabajo.
Hoy trabajo el doble, la paso realmente mal, no tengo un jefe amable ni mucho menos, sigo sin tener un peso y me enojo, tengo rabietas y lloro en el trabajo.
Es tan fácil subirse a esas nubes de pensamientos negativos, cuestionamientos, resistencias y quejas que creo que me di cuenta de que estaba montada en una cuando me quise bajar y no me resultó fácil hacerlo.

Gloriosamente los sueños que siempre son mis aliados, me recrearon la situación de una manera tan clara que me reí al otro día cuando intentaba interpretarlo.
En el sueño yo era parte de un grupo de gente que nos habíamos reunido para interpretar ciertos personajes en una especie de muestra para niños, una escuela quizás...los niños venían a ver ese show en el que representábamos superhéroes y villanos, era una especie de teatro físico con teatro negro, danza, etc.
Yo estaba vestida de negro con una malla de lycra, con telas de araña como alas y uñas...en fin, la cuestión era que nuestro grupo realmente disfrutaba lo que estábamos por hacer. Eran todos artistas, gente copada, amigos.
Cuando empezamos a montar la escena viene otro grupo y para sorpresa nuestra, ellos también iban a participar de la muestra.
Como yo no estaba a cargo de la dirección, imaginé que ya estaba todo acordado y le pregunté a nuestro director sobre esta gente. Me dijo muy al pasar que era un grupo que hacía lo mismo que nosotros pero ellos se la daban de "profesionales" porque cobraban por las representaciones, pero quedaba implícito en su discurso que no eran buenos, que comerciaban con eso desde un lugar que no tenía nada que ver con el nuestro.
Alineada ya con las otras arañas, las arañas del otro grupo se empiezan a mezclar con nosotros y le pregunto a una de ellas cómo íbamos a hacer la lucha, si nos separábamos por equipo( ellos y nosotros) o nos mezclamos. Nadie nos daba instrucciones como para saber si había algo pautado que quizás yo desconocía. Una de ellas me dice: - no sé, lo único que sé es que a un par de estas minitas les tengo la re bronca y las voy a cagar a palos. Yo me reí creyendo que era una broma, pero ella mascando chicle me miró, revoleó la mirada y se miró sus uñas esculpidas exageradamente largas y coloridas, demostrando un estilo de chica que gusta de la riña callejera, por decirlo de alguna forma.
Atónita no podía comprender qué hacía esta gente acá? Cómo podían usar la escena como una excusa para pelearse físicamente con otros!? Y los chicos que estaban mirando? Y el compromiso con lo que íbamos representar?!
Estaba indignada y la escena no arrancaba más, luego de esperar un rato largo "los otros" deciden levantar todo y dar por cancelado el show, aparantemente por cuestiones técnicas.
Sin mayores explicaciones la gente comienza a moverse para los camarines y subiendo una escalera veo a una de las responsables de ese equipo, sentada en un escritorio.
No podía ubicar a los directores de mi equipo para preguntar por qué nos ibamos nosotros también, por qué no seguir y hacerlo nosotros solos, acaso nadie pensaba que iba a haber chicos esperando ver un show?
Me dirijo a la única persona que estaba a cargo aparentemente, comentando el incidente de la supuesta pelea que iban a tener algunas de las participantes. Me responde que si le estaba haciendo una sugerencia, lo hiciera por escrito, poniendo mi nombre y apellido para que constara que yo había hecho ese asesoramiento en su producción.
Yo le decía que no era un asesoramiento, era un comentario que podía aportar algo o evitar un disgusto. Recuerdo haber dicho: "yo no soy nadie en este medio" y ella mascaba chicle y ni me miraba, se veía vulgar y displicente, me respondió en forma grosera "entonces cortala, callate y tomatelás". A lo que yo estallé y le tiré una larga catarata de insultos.
Me desperté.

Claramente esa gente, me gustara o no eran los que estaban a cargo. Ellos decidían si se hacía el espectáculo o no. Y mi nombre allí no pesaba, yo no era nadie. Pero me había ilusionado con el brindar algo a un público y pertenecía a un equipo que lo vivía de la misma forma. Pero los del equipo no estaban por ahí...se habían ido junto con la intención y con la buena onda.Y yo sola terminé enfrentándome e insultándome con la jefa. Defendiendo qué?! OMG

Aquí estoy entonces. Ya no llevo un traje arácnido pero entre las pequeñas cosas que debo realizar mañana, está la de ir a trabajar con un equipo que tiene una visión y dirección diferente a la que solía tener.
Y lo único que puedo hacer es ir y trabajar. No ilusiones. No fantasías.
No poner un escenario fantástico a algo tan mundano y mecánico como trabajar.
Despojaron mi escenario de magia y eso fue lo que me dolió.
Pero hicieron bien! Continuar dándole un tono de ensueño a una tarea de servicio hubiese sido tan absurdo como ir a trabajar con un catsuit de lycra negro y alas de telaraña.

Y qué es esa ridiculez de terminar siendo la heroína que defiende la causa? Qué causa for god sake?!! A qué me subí? Qué buzón me compré con tal de hacer que esta sumatoria de pequeñas-cosas-que-matan-lentamente tuviera algún condimento, un color, un sentido...?
Creo que descubrí que esos aparentes antídotos a las pequeñas-cosas-que-matan-lentamente eran alucinógenos-que-pegan-mal-y-te-hacen-caer-de-orto

En definitiva, la realidad apesta. Pero disfrazarla de fantasía es aún peor.
Creo que hay que enfrentar el hecho de que la realidad es lo que es, y que una puede crear un mundo a su medida que conviva con esa realidad de forma complementaria pero no dependiente.
Cuando descubra como hacerlo, compartiré tips. Prometo.

18 de marzo de 2012

Ciclos y la búsqueda del patrón de repetición..


El aprendizaje de nuestras propias experiencias es tan difícil de medir como el tiempo que duran ciertos ciclos a los que nos subimos y bajamos.
Al menos a mí me resulta dificilísimo asociar tiempos, fechas y datos a circunstancias vividas.
Por ejemplo responder rápidamente qué estaba haciendo en noviembre de determinado año.
Hay momentos de la vida en los que pasaron demasiadas cosas en un lapso corto de tiempo.
Fue quizás un solo año que fue vivido como dos o tres o más!
Y en otros casos (de mi vida, claro) años que han transcurrido y escurrido como agua entre las manos, sin dejar nada.
O al menos eso sentimos hasta que la alarma de "esto no es la primera vez que me pasa" nos lleva a reflexionar sobre algún temita en particular.
Uff estoy re gorda, nunca estuve taaan gorda *alarma* "Ahh sí...cuándo fue que aumenté tanto de peso? Y que me había pasado? Cómo pintaba el panorama? Y ahora?"
Hoy descubrí un patrón de repetición importante relacionado a los finales, renuncias y abandonos de emprendimientos, por así decirlo.
Cuanto tiempo le lleva a la mente tomar la decisión que hace rato ya tomó el corazón.
O el alma. O la Psique. O como sea que llamemos a esa parte superior de nosotros mismos.
Esa parte que sabe, intuye, huele y lee los ambientes y circunstancias que nos rodean antes de que nuestro ser racional se haga cargo.
Y si de algo puedo vanagloriarme (?) es de que la intuición es "lo mío".
Sin embargo luché, pataleé, manoteé, me ahogué en un mar de tormentos y me agoté.
Todo esto hasta reconocer que mi Yo Superior (o Alma, Psique o whatever) ya había tomado una decisión.
Y que esta vez, no podía fallarle.
Cuántas veces desoiste su llamado? Cuántas veces nos estrellamos contra una pared para terminar diciendo: "Pucha, si yo sabíaaa...yo sabíaaaa".
Sí, yo sabía, pero no me jugaba. Yo sabía pero no escuchaba a la parte más inteligente y asombrosa de mí mismo/a.
Yo sabía pero tenía miedo? Yo sabía...pero y "el afuera"? el dinero, las cuentas, los otros, blah blah?
Cuando me dí cuenta, me solté.
Dije ok, se terminó. Y la calma me innundó. Aún no he tomado ninguna acción externa, pero el stop ya sucedió. Ya renuncié. Ya dije basta. Ya lo declaré muerto. "Hora de muerte: 20.15 hs"
Y comencé a sentirme íntegra una vez más.
Digna.
Porque no todo se mide en dinero ni status.
Porque cuando una se sabe digna y valiosa, no merece ser tratada como basura corriente.
Cuando una tiene 40 años llevados con jovialidad, sonrisa y gracia, no merece el maltrato de pendejas que aún no saben ni quiénes son.
Y no es nada en contra de estas criaturas...yo también tuve veintipico y creí que con arrogancia y desprecio podía comerme el mundo, aunque por dentro temblaba y sufría por no saber quién mierda era y cómo parecer mejor de lo que me sentía.
Cuando alrededor tuyo demasiadas personas se equivocan y demasiadas cosas están mal, no es el entorno. Sos vos.Estás en el lugar equivocado. Y es hora de irse.
Y de dejar que cada uno de los que allí están hagan sus procesos, hagan su camino, se equivoquen, aprendan, maduren o se caguen la vida.
Esta señora se retira, sabiéndose lista para algo más acorde a la experiencia vivida, a la sensibilidad y a la entrega a la que me gusta rendirme.
"Margaritas a los chanchos" siempre fue una frase que me gustó.
Adoro a los chanchitos, asi que nada de despectivo hay en la frase. Pero pedirle peras al olmo y darle margaritas a los chanchos no culpa al árbol ni al animal.
Sino al humano, que por su condición, se equivoca. Pero aprende.
Crece. Evoluciona. Y tiene los ovarios o cojones para mirarse y reconocer en sí mismo estos patrones de caer varias veces en la misma trampa y elegir esta vez, salirse a tiempo.

31 de agosto de 2011

tic tac... Te estoy mirando... tic tac



Hoy mientras una madre con su bebé de unos 8 meses dudaba si pedirse un latte o un caramel machiatto, casi hipnotizada con mano en la barbilla y la vista pegada a la lista de bebidas, su bebé hacía lo mismo conmigo.
Me miraba con los ojos abiertos y carita de asombro. Entonces yo también lo miré.
Me colgué mirándolo y él a mí.
Me colgué pensando qué hermoso era, qué expresión tenía en su cara, qué le llamaría tanto la atención de mí.
Así estuvimos los dos mirándonos sin intercambiar sonrisitas ni monigoteadas, no. Sólo nos mirábamos como quien se siente totalemte impune por mirar a alguien.Cómodos.
Su madre era tan indecisa que nos dio tiempo suficiente para observarnos.
Es interesante ver ese momento de un niño, cuando está observando a alguien de esa forma.
Aparentemente descubrió en mí algo que no había visto antes o quizás le llamaba la atención encontrar alguna semejanza con alguien que ya conocía?
Él podría estar preguntandose lo mismo...por qué me mirará así esta mujer? Acaso estaba a la espera de las reacciones típicas, voces raras y gesticulaciones exageradas? Algo diferente había en este contacto que estábamos teniendo.
El bebé era precioso, grandote perfecto, rubio con unos ojos azules enormes que no se despegaban de mi cara. De esos bebés que uno no deja pasar sin hacer un comentario de "qué bonito" con alguna inflexión en la voz.
No sé cuanto tiempo pasó, pareció un montón. Y a la vez no quería que se terminara, estaba bueno esto de poder observarse con un otro sin más que eso.
Y la madre al fin se decidió, hizo su pedido y yo me vi obligada a salir del trance.
Él seguía mirándome sin pestañar, pero al verme hablando se movió, se acomodó en su carrito y ahí no resistí. Le sonreí.
Me sonrió y cerró los ojitos un instante, con un gesto tierno. Tan lindo.
La madre se percató y se inclinó hacia él diciéndole: "hooola decile...hoooolaaaa" "hacele chau con la manito, mostrale como hacés chau"
Callate tarada, no ves que estamos teniendo un intercambio a otro nivel acá? No ves que nos estamos comunicando?
No, ella no entendía. Y mientras seguía con sus pedidos de monerías nos dimos la última sonrisa de amor y ternura más linda. Me dieron ganas de llevármelo de los brazos de esa inepta que no puede ni pedir una bebida!
En fin, mi amiguito fue conducido en su carrito hacia las mesas y se escucha un chirrido, un grito tan agudo y potente que era imposible pensar que semejante berrinche pudiera salir de ese lago calmo y profundo que era hasta recién.Cuánto alboroto y cuanto volumen podían salir de un cuerpecito tan pequeño?
Un sinfin de gritos, llantos, quejas, pataleos y demás sonidos de altos decibles que mataron toda la magia y ternura de nuestro encuentro.
Qué suerte, porque en un instante se había atravesado en mi mente el fugaz deseo de tener un bebé.
Gracias amiguito, con tus gritos le diste una buena patada en el culo a mi reloj biológico, con suficiente power como para que no haga tic tac por un rato largo.

27 de febrero de 2011

Hay algunas noches en las que quiero morir.
No morir realmente... sino ser la muerte misma, la angustia y la agonía que representan la muerte.
La muerte de las ilusiones y los anhelos, la pérdida de la esperanza.
Ser por un rato la representación del abatimiento mismo. De la derrota.
Ser el fondo de la botella.
Ser un blister vacío de pastillas.
Ser todo eso que nadie quiere ser.
No ser.
Pero por un rato. Para después seguir siendo.
Imagino que esa sensación es con la que se regodea el que intenta una y otra vez suicidarse, midiendo el corte, la cantidad de veneno o calculando el tiempo exacto para ser encontrado y salvado...

No es querer morirse. Es querer o necesitar "casi morirse".

Una alarma que le advierta al mundo lo que se pierde por idiota.

Por no habernos consentido, por no habernos concedido aquello que le reclamamos.

Un acto de divismo, patético y triste.

Ridículo, absurdo... inevitable.

Mientras el Universo sigue su danza y nos mira ser un Bukowski de preescolar.

Y se caga de risa. Y me contagia la risa.

Y ya no me importa la agonía, ni la muerte ni la derrota.

Me importa la risa!

27 de octubre de 2010

Transmigración

A unos les gusta el alpinismo. A otros les entretiene el dominó. A mí me encanta la transmigración.

Mientras aquéllos se pasan la vida colgados de una soga o pegando puñetazos sobre una mesa, yo me lo paso transmigrando de un cuerpo a otro, yo no me canso nunca de transmigrar.

Desde el amanecer, me instalo en algún eucalipto a respirar la brisa de la mañana. Duermo una siesta mineral, dentro de la primera piedra que hallo en mi camino, y antes de anochecer ya estoy pensando la noche y las chimeneas con un espíritu de gato.

¡Qué delicia la de metamorfosearse en abejorro, la de sorber el polen de las rosas! ¡Qué voluptuosidad la de ser tierra, la de sentirse penetrado de tubérculos, de raíces, de una vida latente que nos fecunda... y nos hace cosquillas!


Para apreciar el jamón ¿no es indispensable ser chancho? Quien no logre transformarse en caballo ¿podrá saborear el gusto de los valles y darse cuenta de lo que significa “tirar el carro”?...

Poseer una virgen es muy distinto a experimentar las sensaciones de la virgen mientras la estamos poseyendo, y una cosa es mirar el mar desde la playa, otra contemplarlo con unos ojos de cangrejo.

Por eso a mí me gusta meterme en las vidas ajenas, vivir todas sus secreciones, todas sus esperanzas, sus buenos y sus malos humores.

Por eso a mí me gusta rumiar la pampa y el crepúsculo personificado en una vaca, sentir la gravitación y los ramajes con un cerebro de nuez o de castaña, arrodillarme en pleno campo, para cantarle con una voz de sapo a las estrellas.

¡Ah, el encanto de haber sido camello, zanahoria, manzana, y la satisfacción de comprender, a fondo, la pereza de los remansos.... y de los camaleones!...

¡Pensar que durante toda su existencia, la mayoría de los hombres no han sido ni siquiera mujer!... ¿Cómo es posible que no se aburran de sus apetitos, de sus espasmos y que no necesiten experimentar, de vez en cuando, los de las cucarachas... los de las madreselvas?

Aunque me he puesto, muchas veces, un cerebro de imbécil, jamás he comprendido que se pueda vivir, eternamente, con un mismo esqueleto y un mismo sexo.

Cuando la vida es demasiado humana —¡únicamente humana!— el mecanismo de pensar ¿no resulta una enfermedad más larga y más aburrida que cualquier otra?

Yo, al menos, tengo la certidumbre que no hubiera podido soportarla sin esa aptitud de evasión, que me permite trasladarme adonde yo no estoy: ser hormiga, jirafa, poner un huevo, y lo que es más importante aún, encontrarme conmigo mismo en el momento en que me había olvidado, casi completamente, de mi propia existencia.

- Oliverio Girondo

28 de septiembre de 2010

Impecabilidad

Qué es ser impecable?
Que cada acción se corresponda con tu corazón y con tus creencias.
Hacer cada cosa con autenticidad, sabiendo que estás dando lo mejor de vos en cada acción y que más allá de que el resultado sea o no el que esperamos, podemos seguir andando dignamente porque no hay satisfacción mayor que ser impecable.
Una no se levanta un lunes y dice ok, esta semana seré impecable y se desentiende del asunto, es un trabajo. Un trabajo de 24 hs.
Somos humanos, sentimos, sufrimos y nos equivocamos. Estamos vivos y fluimos todo el tiempo con nuestro entorno.
Nos vamos a dispersar un millón de veces ya sea por desatención, por alguna herida, por enojo, por pereza, por seguir a otros, o porque sí.
Pero cuando ya fuiste impecable te das cuenta cuando no lo estás siendo, o algo se te pasó por alto, o algo simplemente no está sonando afinado.
Y entonces el trabajito consiste en mirar unas páginas atrás y reconocer dónde comenzó a sonar rara esta melodía que venía siendo la tuya y ahora se convirtió en otra canción, o peor aún en un ruido sin sentido.
Y lo genial que tiene todo esto es que la revisión no solo te muestra dónde te equivocaste, sino que te abre nuevas perspectivas.
Dar unos pasos atrás no es retroceder, muchas veces es lo que te permite ver el panorama con mayor amplitud, con mayor detalle.
Algunas veces al re-leernos cambiamos de planes y cambiamos de opinión.
Y eso es ser más auténtico que seguir adelante a los tropezones a pesar de todo.
Porque si queremos avanzar en un terreno limpio y favorable, tenemos que ser impecables, tenemos que sentir dentro nuestro la certeza de que la verdad y la autenticidad nos respaldan.
De que lo que estamos dando es bueno, es real y nutre a nuestros iguales y a nuestro entorno.
Pero es como una danza, no es un camino lineal. Hay giros y desplazamientos varios y en nosotros está encontrar el ritmo y estar en sintonía con él.
Es una danza en la que no recibimos aplausos, y muchas veces cuanto más pulido y limpio está un espejo, a la gente no le gusta ver reflejada su imagen allí.
Pero no somos nadie para juzgar el baile del otro.
Solo nos toca ser impecables, poner lo mejor en cada paso, poner el corazón y cuidar nuestra propia impecabilidad, porque es fácil dejarse empujar, lo difícil y lo que requiere de toda tu entereza es saber pararte en tu propio lugar sin tener que empujar a nadie.

21 de septiembre de 2010

la ira te sienta bien

Dió un largo suspiro.
De pronto la cara se le encendió en un rojo intenso y con los ojos llorosos dijo:
"No necesito que me sigan usando como un chicle, me mastiquen, me quiten todo el sabor y luego me escupan o me peguen en un rincón oculto."
Y tenía mucha razón.
Porque a veces la gente consume gente como si fueran golosinas de colorido envoltorio y dulzura reconfortante.
Y tal como ocurre con un snack lo que buscan es la satisfacción inmediata y furtiva.
Nada más.
Se levantó de la silla y salió por la puerta ante la mirada atónita de los demás.
Nadie la había visto así, furiosa. Nunca.
Dió un portazo y se fue.
Caminó y caminó ardiendo, la furia la había llenado de vigor.
Nunca se había sentido así. Entendió que la ira contenida había sido mucha y durante mucho tiempo y ahora la sentía toda junta.
Casi como que no le cabía en el cuerpo.
Pero se sintió bien con su ira.
Recordó algo que había leído alguna vez del poder transformador del fuego.
Y ella era puro fuego ahí mismo!!!
Quién diría? Si hasta se había olvidado su saquito de hilo que tan prolijamente colgaba en el perchero.
A la mierda con el saquito. A la mierda con todos.
Ya estaba cansada de estar siempre disponible para los demás y ver cómo la pisoteaban una y otra vez. Como si su tiempo no tuviera el mismo valor que el de ellos.
Si el día de hoy tuviera un título para ella sería un "basta" del tamaño de una marquesina teatral.
Se vió en el reflejo de una vidriera y se detuvo, estaba sonriente, despeinada, acalorada y agitada.
Casi no se reconoció. Y lo que vió le gustó.
Se vió viva, entera y con una energía que la hacía verse mucho más atractiva.
Se sintió sexy y se rió de sí misma por lo absurdo que le resultaba sentir todas estas nuevas sensaciones.
Compró un agua mineral en un kiosco y paseó, se detuvo a mirar vidrieras y entró a locales a los que jamás hubiese entrado.
Eran las ocho de la noche cuando le sonó el celular dentro de la cartera.
Pero tenía las manos ocupadas por bolsas de ropa nueva, accesorios, zapatos y hasta ese perfume que siempre pensó era demasiado caro. Lo dejó sonar.
Porque ahora tenía otras prioridades.
Ella era su nueva prioridad.

5 de septiembre de 2010

Madre Sol

Años de terapia y un esfuerzo constante para superarse a sí mismo.
Un negocio propio, una carrera universitaria completa y una personalidad que le gustaba.
Una buena vida,los mejores amigos del mundo, una buena presencia.
Pero cuando una bella mujer lo conmovía, todo se venía abajo.
Qué poder acarrean estas mujeres en sus caderas y en sus pieles, en sus labios y en sus curvas que lo hacían sentir tan idiota, cuando alguna de ellas lograba seducirlo o conmoverlo?
Le preocuba sentirse tan mal cuando se enamoraba, pero le resultaba imposible no fragmentarse en mil pedazos, sentirse inseguro y cuestionar secretamente hasta la más fuerte de sus convicciones.
Si el amor era eso, sin dudas le esperaba un destino de tormentos.
Se recostó en el pasto y el sol lo envolvió en una calidez que lo hizo sonreir.
No era un tipo espiritual ni religioso, por lo que cuando alguien preguntaba, se decía ateo. Pero sabía que había algo más grande, una energía o deidad allá...sólo que no sabía explicarlo con sus propios términos y las definiciones que había escuchado jamás le resultaron convincentes ni seductoras.
Pero en ese momento, esa calidez que lo envolvía lo hacía sentir por momentos como un bebé.
Y pensó que de haber un dios, tendría la calidez de una madre.
Una madre sin cuerpo ni imagen, pero con una calidez que lograba hacerlo sentirse un bebé, durmiendo plácidamente contra su pecho.
Una sensación de angustia le oprimió la garganta.
Sintió una profunda envidia por quien pueda recostarse sobre un pecho femenino y confiar, relajarse y entregarse sin temor a desintegrar su hombría, sin temor a perder el control, sin temor.
Quizás por eso había sido tan cruel en algunas ocasiones, tan frío en otras y definitavemente tan cuestionado y criticado por todas las mujeres con las que se relacionó en su vida.
Pero ese sol tan tibio, ese abrazo maternal y a la vez amigo, era tan suave y tan femenino.
Se dejó llevar por la placidez y se sintió acompañado, como si alguien le tomara la mano y le dijera que todo estaba bien. Que podía confiar. Que estaba a salvo. Que no había nada que temer.
El sol estaba ahora en su pecho, era como si irradiara desde allí, se sintió crecer salirse de su propio cuerpo.
Era él y era todo, era árbol y era cielo.
Cómo podía tener la sensación de abarcar todo el parque y sentirse más centrado que nunca?
Dónde estaba su ser, su eje, su mente, su ego?
Seguía flotando en la más increíble sensación de completitud que hubiera sentido en su vida cuando supo que apartir de ese momento, él había cambiado.
Algo lo había transformado.
Y si no llegara a ser así, el solo recuerdo de ese momento en el parque le recordaría que era posible.
Que era posible entregarse y confiar.
Y que no recordaba sensación más bella, porque era como perderse y no sentir ninguna falta, sino más bien era como integrarse a algo a lo que siempre había pertenecido.

26 de agosto de 2010

Demasiado lejos

Llegó a su departamento y se desplomó en su sillón favorito. Se apresuró a encender la tele, casi invocando que aquel artefacto lo proteja. Sus imágenes y sus sonidos funcionaban como amuleto que lo hacía sentir a salvo.
A salvo de su silencio o a salvo de sus propios pensamientos?
Desde hace unas semanas, no podría decir cuántas, un sentimiento de derrota lo persigue.
Una y otra vez repasa su vida y "está todo ok".
Miles de hombres jóvenes desearían tener su trabajo, ganar su sueldo, tener su apariencia, su inteligencia, vivir en ese departamento moderno...y así se pasaba enumerando las cosas que en su vida estaban "todo ok".
Pero se sentía amargado y le costó reconocer que se sentía terriblemente solo.
Un amigo venía insistiendo con juntarse a tomar unas cervezas en un bar cerca del trabajo, invitación a la cual se había negado inventando excusas vanas.
Quizás esta vez debería ir , se dijo.


Se sentó en la cama y se miró los pies abrigados por medias rayadas multicolores.
Se dio cuenta que no se bañaba desde hace tres días. Sin embargo su pijama rosa seguía siendo el lugar más seguro del mundo y no quería salir de ahí.
Fue una maratón de series, películas en blanco en negro e internet los que la acompañaron. Y se sentía a gusto enrollada en el edredón comiendo galletitas dulces en la cama, llorando con ruido con una escena romántica y riendo a carcajadas con una comedia.
Sabía que no podía seguir un día más así, había eludido todas las responsbilidades pero esa no era su mayor prisa. Según sus propias teorías más de tres días es depresión. Así que se obligó a meterse a la ducha, producirse, planchita, maquillaje y a cumplir con esa reunión de chicas con la que tanto venían insistiendo sus amigas.

El bar estaba lleno de gente que hablaba y bebía con gestos pensados.
Él estaba con dos amigos en una punta de la barra, Ella en una mesa con cuatro amigas más.

Aturdida por el cotorreo de sus amigas sonreía y asentía, fingía.
Extrañaba las pantuflas, el pijama y su cama. Alguien la miraba desde la barra y una amiga se lo hizo notar: "Che, mirá ese bombón de ojos claros, te mira!"
Después de dudar que la estuviera viendo a ella se dio cuenta que era cierto y se sintió alagada. Sonrió y siguió fingiendo escuchar lo que sus amigas contaban.

Pasadas las cuatro rondas de cerveza y ya sin más tema de conversación, una linda chica sentada en una mesa,le llamó la atención.
Por primera vez en la noche veía a alguien de su propio planeta, pensó. Aunque después no supiera cómo sostener esa idea, le gustó. La veía incómoda y era evidente que no quería estar allí. Igual que él.
Fantaseó un rato con acercarse a hablarle, pero qué le diría? Tomarían algo, la llevaría a su departamento, tendrían sexo? Se sentía un pelotudo, porque lo más probable es que ella lo ignorara y haría el ridículo delante de todas esas minas.

Ella seguía fingiendo escuchar mientras dejaba volar su imaginación. El de ojos claros que la miraba, la veía bonita? Qué ve en mí que le llama la atención? Y se imaginaba conversando con él, probablemente yéndose juntos, teniendo sexo y durmiendo juntos. Uy y la mañana siguiente? Cómo sería? Horrible seguramente, despertando con resaca y el tipo que se quiere escapar. Y otra vez sintiéndose rechazada por alguien a quién realmente no conocía y ni siquiera le importaba.
Pero esa sensación de sentirse descartada, rompía su corazón una y mil veces de solo pensarlo, la dejaba hecha bolita en el rincón más oculto de su cama, con su pijama rosa y sin bañarse por ...mil años?

Terminó el happy hour, uno de sus amigos se ofreció a alcanzarlo en el auto. Cuando salía vio que la chica se estaba poniendo el tapado y colgando su cartera en el hombro. Se corrió el pelo de la cara y saludó con la mano al resto de las chicas mientras se acercaba a la puerta.
La vió pasar por al lado suyo y pensó en decirle "chau" aunque sea, pero no lo hizo.
Se bajó del auto de su amigo, subió a su departamento y se apresuró una vez más a encender la tele y la computadora. Se sentía horriblemente. Se sentía demasiado lejos de todos ya. Como si de aquello no hubiera retorno.

Dejó el tapado y la cartera en la mesa, se sacó los zapatos y mientras iba a la habitación se iba sacando el difraz, la máscara que la había convertido en una tarada más durante unas horas. Protestó por lo inútil de tanto gasto de arreglo y desplazamiento para volver sintiendose tan...vacía.
Esa palabra la dejó sentada en el borde la cama mirandose los pies. Vacía.
Vacía, sola y lejos de todos. Y lloró. Se secó las lágrimas en un esfuerzo por recomponerse, pero fue en el espejo del baño que vió su reflejo y rompió en un llanto primal, como un recién nacido que llora con todo el cuerpo y con todo el ser.
Acurrucada en el piso supo que ya estaba demasiado lejos de todos. Demasiado lejos, demasiado sumergida en su propia vacuidad.

29 de junio de 2010

La Carlitos

Hace más de veinte años, cuando llegué a este barrio lo primero que me llamó la atención fue un tipo grandote, panzón de más de 1,80 m, barbudo y desalineado que paseaba todas las tardes a su perra ovejera alemán.Su presencia se imponía y hasta daba un poquito de miedo.
Un día pasé por al lado suyo y con una voz afeminada y melodiosa me saludó dandome la bienvenida al barrio y ofreciendo sus servicios como profesor de ballet,instructor de streching, masajista y enfermero.
La Carlitos resultó ser una diva en un cuerpo de matón.
Siempre estaba en la puerta de su casa o charlando con alguna vecina.
Siempre amoroso con los animalitos del barrio, gatitas que tenían cría, perritos abandonados, él siempre sabía dónde, cuándo y cómo.
Cada vez que me veía venir caminando por Alberti, faltando unos diez metros para pasar a su lado me decía:" Aaayyy ahí vieeene mi amiiiigaaa ja ja.." y siempre me detenía un ratito a charlar con él.
Me contaba sus anécdotas, me preguntaba siempre en qué andaba y hasta me ha sorprendido con un paso de ballet e instrucciones para elongar correctamente.
Siempre allí, con su joggin y sus remeras descoloridas, pero siempre perfumado y coqueto a su modo.
En tantos años se convirtió en el anfitrión de la esquina, en el compinche del chisme y en el guardián que me ha acompañado hasta la puerta de casa alguna noche volviendo tarde de trabajar.
Hoy me enteré que Carlitos murió el sábado.
Lo vieron ir a comprar cigarrillos y conversar con una amiga como siempre.
Luego de una hora su teléfono sonaba y nadie atendida.
Su vecina lo fue a buscar y lo encontró en el piso, azulado y ya muerto.
Mi vecino la Carlitos se murió y no me pude despedir.
No pude decirle cuánto apreciaba sus charlas, sus saludos exagerados y sus mohines de diva.
Y cuánto voy a extrañar esas risas. Y su sola presencia en la esquina.
Que Ella te muestre el camino. Y que danzando tu alma la siga, envuelta en risas y en puro amor.
Adiós Carlitos lindo, buen viaje.

21 de junio de 2010

qué ves cuando me ves?

Una y otra vez.
Repetimos la historia.
Vos proyectás en mí la mujer que no soy.
Yo proyecto en vos el hombre que no sos.
Cada vez que nos encontramos vos esperás encontrar aquella incondicional amiga amante con la cual reir y divagar, la que lamía tus heridas y parecía no necesitar nada y podía darlo todo.
Y cada vez que te encuentro espero ver a ese bello hombre atormentado, ese corazón envuelto en espinas tratando de abrirse paso y que sólo necesita alguien como yo, que te conoce en profundidad.
Claro que por algún loco mecanismo de nuestras mentes, sólo recordamos la primer foto que tomamos el uno del otro allá hace tiempo.
Ni yo soy esa foto que sacaste. Ni vos sos esa foto que tomé de vos aquella tarde.
Darnos cuenta de quienes éramos nos tomó tiempo, distanciamientos, discusiones, llantos...enojos.
Porque yo todavía no estaba segura de quién era yo. Si esa chica en esa foto tuya...o alguien tratando de ser esa foto...o alguien más, probablemente muy distinta a todo eso.
Y porque vos probablemente tampoco sabías muy bien quién eras, quién querías que los demás creyeran que eras...y si yo estaba entre todo eso.
Así tomamos distancia, nos alejamos. Nos hartamos de nosotros mismos, o de esos que se suponía éramos para el otro.
Y nos olvidamos...hasta que algún día nos recordábamos y nos llamábamos para vernos otra vez.
Y todo comenzaba desde cero. Con aquella primera impresión. Aquella primera imagen, esa primera idea del otro.
Cuántas veces y con cuánta gente te pasó algo así?
Acaso somos capaces de asegurar que amamos u odiamos , extrañamos o deseamos a alguien sabiendo a quién estamos añorando?
O es que nos pueden cambiar el muñeco y ni siquiera nos damos cuenta?
Proyecciones.
Como ver diapositivas de antiguas vacaciones una y otra vez sobre un lienzo y nunca ver el lienzo. No querer o no saber.
Y a la vez...qué ves cuando me ves? Me ves a mí?
Qué parte de mí ves? Ves mis nudos o mis lazos? Mis colores o mis grises?
Por momentos pareciera que la gente ya no quiere tomarse tiempo para ver el lienzo detrás de la proyección.
Probablemente porque eso nos recuerda que nosotros también somos un lienzo sobre el que se proyectan toda clase de ideas e imágenes. Desde el afuera...y desde nosotros hacia nosotros mismos.
Ya no queda opción, si quiero ver más allá tengo que ver más acá.
Y supongo que eso es lo que más asusta.
Por eso no juego más.
Porque me tomé mi tiempo para verme y dado el caso de encontrarme con un otro tengo ganas de ver a un igual.
A alguien que se anime a verse y a verme.
Pero si quiero proyecciones, me voy al cine.
Nada más lindo que una tarde de pelis =)

11 de febrero de 2010

Lo aburrido de los grises

Y qué me decís acerca de cuando te das cuenta que algo que te entusiasmaba y te despertaba interés, de pronto ya no luce tan interesante?
No lo llamaría decepción ni desilusión porque no llega a ser eso, no hay una sensación dolorosa ni de pérdida. Sólo que te preguntás si te sigue interesando, o si estabas realmente interesada...o será que al conocer un poco más ese terreno lo encontramos llano, o sin magia..?

...habrá tenido magia alguna vez y la perdió o nunca la tuvo?


Es un gris, pero no ese gris que proviene de la alquimia de equilibrar los claros y oscuros en la medida justa. Un gris ya planteado como gris. Como plano. Como cero onda. Como "acá no hay color". Como acá no hay matiz, no hay brillo...
Tampoco ese gris que hace de base para que los colores se destaquen, que hace la función de contraste, de sostén.
No.
Solamente gris.
Qué embole...no?

meh :/ tampoco tanto...just grey.



22 de enero de 2010

Las vueltas de la vida

Qué me iba a imaginar yo este encuentro?
Qué me iba a imaginar ahora este desencuentro?

Qué de vueltas tiene la vida y cuántas vueltas tengo yo...!

Estoy surfeando para que la niña abandonada que se despertó después de un largo letargo no salga a chillar.
Es que salir del freezer tiene esos riesgos, apenas el corazón comienza a entibiarse se vuelve blando...y también vulnerable.
Me recuerdo a mí misma que estoy mucho más cerca de los 40 que de los 5 y trato de convencerme que todo está bien.
No soy una niña y no estoy siendo abandonada.
Es sólo el vértigo, el miedo, el entusiasmo...?
O será que las mujeres cuando de amores se trata siempre nos volvemos niñas?
Me acordé de esa frase que le decía Julia Roberts a Hugh Grant en Notting Hill "Soy solo una chica, pidiéndole a un chico que la ame".
Y así proyectamos en el galán todas las respuestas anteriores, los desplantes, abandonos y expectativas...uy...no será mucho?


Así que se aprende a surfear entre estas inmensas olas emocionales.
Y aprender no te exime de quedar patas para arriba de vez en cuando con un chichón en la cabeza, no?


Pero la niña herida adentro me grita...y no quiero escucharla.
Porque sé que cada vez que escucho ese grito, todo se derrumba.
Y esta vez, te juro por mi alma quiero que salga todo bien.
Quiero mi comienzo feliz, quiero mi durante feliz y después de mucho disfrute recién ahí...voy a querer mi final feliz.

Acaso está mal?
Acaso es muy loco?
Acaso no me lo merezco?

Acaso no estaré exagerando?? Ah, si...me acordé que tiendo a exagerar en estas situaciones.

29 de julio de 2009

"Yo estoy al derecho dado vuelta estás vos!"

Cuando las cosas se estancan demasiado, hay que removerlas.
Abrir las ventanas cuando el aire está muy viciado, revolver con cucharita cuando el azúcar se va al fondo de la taza.
Cuando una está estancada, qué se hace?
Bueno, cuando me hago estas preguntas lo que hago y hacemos generalmente es acceder a esa alacena de conductas realizadas, aprendidas y repetidas.
El archivo de nuestras reacciones y acciones está plagado de excelentes movimientos, joyitas que nos han cambiado la vida tanto así también como pequeñas y aparentemente insignificantes respuestas que nos han dejado en pelotas o completamente despelotadas.
Mi archivo está colmado de ambas. Entonces cual amante del buen vino en su exquisita bodega, entrecerré un ojo y repasé con mi dedo índice la colección de Grandes Éxitos de Ayer, de Hoy y de Siempre.
Waw.
Hay que reconocer que tengo un espíritu rockero.
A juzgar por el historial me encanta cortar la monotonía a todo volumen y sin red.
Claro, en algún momento las grandes borracheras y las noches que se convertían en mediodías eran una posibilidad.
No es que hoy no lo sean, pero las consecuencias de semejante movida ya no entran dentro de lo que tengo ganas de vivenciar.
Que me va a cambiar la energía, sí, sin duda, pero si me va a dejar dos días hecha un trapo, con resaca, dolor de cabeza, culpa y quien sabe que otro remordimiento, no, gracias.
Los viajes repentinos también fueron descartados, apenas cuento con monedas para tomar un bondi, New York, la costa bonaerense o Córdoba son lujos que no me puedo brindar.
Entonces tuve que bucear un poquito más en lo que estaba buscando, qué era lo que quería, cuál es el efecto esperado?
Darme vuelta. Las cosas y yo, estamos al revés, nada encaja con nada.
Y lo peor es que el escenario que presenta una situación tal es por supuesto caótico, de mal gusto, las piezas no encajan, los colores no combinan, no se puede pasar, no circula el aire y nada está en su lugar.
Eureka.
Sin darme cuenta estaba describiendo mi hábitat.
Así que como pintó, me puse a cambiar todos los muebles de lugar.
Di vuelta todo. Nada quedó como estaba. Todo es diferente.
Capítulo aparte será el proceso, una encuentra cosas que creía olvidadas y descubre otras de las que desconocía su existencia. Tirar lo viejo e inventar algo nuevo.
Y así fue cómo me dí vuelta.
Encontré más espacio, más orden y se me ocurrieron más cambios.
Y bueno, a esta altura una se da vuelta como puede, che.

10 de julio de 2009

Absolutely clueless part 2

Y sí, señales sobran.
Un fashion emergency arregló un poco el panorama, corte de pelo, color.
Una prendita linda, barata y cómoda para renovarse un poco.
Pero hasta ahí llegó.
Nada que consiga renovar el entusiasmo (algo que anhelar!)
La gripe, el frío y el cansancio trabajan para el equipo rival.
Qué se necesita en estos tiempos ( qué mierda necesito yo?!) para sentir ganas de salir al mundo?
Para volver a sentir cosquillas en la panza, para sentir que arriesgarías todo...?
Qué necesitás vos para sentirte así?
Yo ya no lo sé.
Si repaso todas las cosas que despertaban en mí las claras señales de el apasionamiento por la vida...bueno, digamos que no se me mueve un pelo.
"Eso es Depresión!!" gritan las voces de siempre.
Yo creo que es más que eso, es un cambio de valores. Y como a la mayoría de las personas, me cuesta adaptarme a los cambios.
Quizás me lleva un tiempito más que al resto de la gente que conozco.
No tanto tiempo como para extrañar escuchar un cassette, pero sí me cuesta entender en que clima social vivo.
No entiendo qué pasa y no entiendo cómo me afecta eso.
La gente referente para estas conversaciones ha cambiado también en estos dos últimos años.
Amigos que se van , amigos nuevos que vienen.
Así: absolutamente perdida.
Y vos? Qué onda?

12 de junio de 2009

Absolutely clueless

Como perro en cancha de bochas.
Como bola sin manija.

Así ando, perdida y desorientada, no se para dónde agarrar.

Viernes, me doy un lindo baño, me perfumo y me visto.

Ahora cuando alguien se viste con un pantalón marrón tres talles más grandes, una camiseta de manga larga violeta (con capucha) y encima de eso una remera negra de mangas cortas toda hecha pelotitas por el uso y se para sobre un par de ojotas con medias rayadas blancas y negras...


Yo no sé.


No alcanza con reconocer que hay un problema, me parece que llegó el momento de pedir ayuda.

30 de mayo de 2009

Aceptación de uno mismo

No puedes ser otro más que el que eres. ¡Relájate! La existencia te necesita tal como eres.

Escuché que:
El rey entró en su jardín y encontró que lo árboles, arbustos y flores estaban marchitándose y muriendo.
El roble dijo que estaba muriéndose porque no podía ser tan alto como el pino. Volviéndose al pino, el rey lo encontró cayéndose porque no podía tener uvas como la vid. Y la vid se estaba muriendo porque no podía florecer como el rosal.
Después encontró una planta de pensamientos, floreciente y tan fresca como siempre.
Habiéndole preguntado qué le sucedía, el rey recibió esta respuesta:
"Yo di por sentado que cuando me plantaste querías pensamientos. Si hubieras querido un roble, una vid o un rosal, los hubieras plantado. Entonces pensé: dado que no puedo ser ninguna otra cosa salvo lo que soy, trataré de serlo lo mejor que pueda"

Estás aquí porque la existencia te necesita tal y como eres.
Si no fuera así, habría otra persona en tu lugar. Estás llenando un espacio muy esencial, muy fundamental, tal como eres.
Por qué convertirse en un Buda? Si la Diosa/Dios hubiese querido otro Buda, podría haber creado tantos como hubiera querido. Hizo un solo Buda y fue suficiente. Desde entonces no ha creado ningún otro Buda, ni ningún otro Cristo, ni ningún otro Krishna.
Te ha creado a tí.
Piensa el respeto que el universo te ha demosotrado!
Tú has sido elegido: ni Buda, ni Cristo, ni Krishna.
Ellos ya hicieron su trabajo, ya contribuyeron con su perfume a la existencia.
Ahora tú estás aquí para contribuir con el tuyo.
Mírate. Sólo puedes ser tú mismo. No existe ninguna posibilidad de que puedas ser otro.
Puedes disfrutar y florecer tal como eres, o puedes marchitarte si te condenas.


Osho"Take it easy" Vol 2 pag 101-103

23 de abril de 2009

Un viaje al más Pachá

Pasa Juan Cruz Bordeaux y me saluda como si fuéramos grandes amigos, yo le respondo el saludo con amplia sonrisa.
Mechi se me acerca y me pregunta:- Lo conocés???!!- Con un gesto que no se definía entre la sorpresa, la incredulidad y la desaprobación.
Obvio que no lo conocía, pero la actitud lo es todo. Y yo esa noche estaba jugando a que era una diva.
Pasamos de un cumpleaños en la casa de un amigo a estar bailando como locos en Clubland, Pachá.
Cómo pasó esto?
No importaba, era tan divertido que había entregarse a la experiencia.
Tan absurdo era todo, que entre el grupo de los que fuimos había un heavy metal auténtico, otro invitado como nosotros del cumpleaños.
Con su camperita de cuero llena de cierres, su pelo largo y barba que, como nosotras era la primera vez que pisaba ese lugar.
El mismo que seguramente aturdía a todo su barrio con Megadeth o Judas Priest, estaba bailando bajo el hechizo de Cattaneo.
Con sus limitaciones, claro.
Hacía unos movimientos extraños, cortitos, parecía un muñequito de madera. Y estaba fascinado.
Y era genial verlo tan contento, aunque no lo conocíamos nos había caído bien.
Supongo que la situación lo hacía más querible. Un heavy en Pachá...y disfrutando era sin dudas una escena atípica.

Bailamos y bebimos agua tal como los ritos y sustancias del lugar y la ocasión lo requerían.
Recuerdo que en un momento en el que ya era de día, salimos a la terraza.
Nos relajamos con los tenues colores del amanecer, la brisa del río.
Al rato de estar ahí, viene el heavy, se sienta al lado nuestro.
Mientras uno de los chicos contaba una anécdota, Heavy escuchó en silencio, sonrió cuando todos reían y de alguna manera acompañaba los relatos sin participar demasiado.
Ya en un momento más relajado, cuando las miradas ya se perdían en el paisaje y los relatos habían cesado, Heavy dice: -"Qué increíble, no? Qué maravilla que una pastillita tan chiquitita te pueda hacer tan bien, no? Me siento bárbaro!!"
Estallamos en risas y en ese momento todos lo quisimos al heavy.
Su vida se había llenado de color, luces, sonrisas...un mundo nuevo para él!!
Hasta nos parecía verlo envuelto en un arco iris.
Es el día de hoy que lo recuerdo y me vuelvo a reir.

18 de abril de 2009

Mentira versus Verdad

Las vacaciones de Mora habían terminado, ese lunes volvía a la oficina.
Mientras atravesaba la puerta de vidrio recordó la última escena que presenció en ese mismo lugar y que en ese entonces la había partido en dos.
Recordó cómo se fue llorando, masticando el sollozo, tratando de contenerlo y ocultarlo.
"Una no se pelea con una amiga, se pelea con los novios, amantes, maridos, jefes, compañeros de trabajo, pero con una amiga jamás", solía pensar Mora.
Pero ese viernes antes de tomarse las vacaciones se peleó con Ana, su amiga y compañera de trabajo. Desde ese día no se veían, no se hablaban y había llegado el inevitable momento de enfrentarse.

Mora pasó sus vacaciones en la casa de su hermana en Uruguay, adoraba ese lugar, adoraba a su hermana, a sus sobrinos. Todo allí era tan cálido y nutritivo que pensó que su amargura contrastaría con el paisaje.
Intentó comunicarse con Ana en dos oportunidades, pero ésta no la quiso atender.
Mirando el mar tuvo una explosión de ira en su interior.
"Cómo alguien que dice ser mi amiga y mi persona de confianza hace algo así? Cómo pudo atribuirse la idea que era mía y encima ofenderse cuando fui a hacerle el reclamo en la oficina de Hernán?"

Ana hacía menos que estaba en la empresa y Mora ya tenía un puesto destacado.
Mora jamás percibió que hubiera una diferencia, celos o envidia por eso. Hasta ahora. Hasta que Ana envió un proyecto como suyo a Hernán, cuando era Mora quién lo había ideado y entusiastamente confiada se lo había contado mientras pedaleaban en el gimnasio una tarde.

Las playas de Uruguay para Mora tenían la medicina que su corazón necesitó cada vez que estuvo herida.
Y esta vez no fue una excepción.
El repaso de situaciones le reveló a una persona que jamás había visto antes. A Ana.
La real, no la que ella estuvo viendo estos dos años de amistad sino la que se escondía detrás de cada frase aduladora.

Subía el ascensor y adivinaba el espesor del aire en esa oficina...eso la hizo sonreir.
No por placer sino porque le resultaba tan inmaduro y absurdo que Ana lo haya querido de esa forma. Podrían haberse sentado a hablar, a aclarar las cosas, pero Ana lo evitó... ni por teléfono si quiera!
Ahora iban a verse y la tensión de todas esas palabras no dichas crearían una escena dramática y exagerada.
Y lo entendió. Ana no sabía disfrutar, Ana vivía en la sombra aunque tuviera todo para brillar.
Si se lo hubiese pedido, Mora probablemente la hubiera ayudado con el proyecto, hasta se lo hubiese cedido, porque Mora no sabía poner límites y aveces daba de más.
Por eso siempre tenía problemas con Hernán, porque ella a último momento tenía que sacar la cara por los que no habían cumplido con la fecha de entrega.

Mora entró radiante. Ella no lo sabía pero había en ella un resplandor que Zulema notó y le dijo: -Neeena, qué te hiciste que estás tan guapa? Nuevo romance? Bajaste de peso! No..¡bótox...?!-
Zulema la escaneaba mientras sonaban los teléfonos. No podía identificar dónde estaba el cambio, pero estaba hermosa sin ser una mujer despampanante.

Hernán la atrapó simulando un tacle y la abrazó. La miró amorosamente y le dijo que se veía espléndida.
-Cómo estás, negra? Se te ve divina, pero ...con eso, cómo quedó la cosa?- dijo haciendo una seña con los ojos en dirección al box que ocupaba Ana.

-Nada, no pasó nada. Nunca pasó nada Hernán, Ana intentó abrirse camino en la empresa. Si me lo hubieses preguntado hace una semana atrás, te hubiera dicho que una amiga me hirió.
Hoy te puedo asegurar que lo que pasó fue que una empleada me demostró con trucos inmaduros y torpes que tengo que poner esos famosos límites (de los que taaanto me hablaste..) unos cuántos metros antes de acá- dijo estirando el brazo derecho hacia adelante.

Hernán la miraba al igual que Zulema, intentando adivinar qué era eso que resplandecía en ella.
Y cuando Mora, mientras hablaba, se corrió un mechón de pelo de la cara y lo miró a los ojos supo que eso que emanaba de ella como un perfume intenso era "verdad".
Mora se había deshecho de una mentira y le había dolido, pero eso permitió que le brotara más verdad.
Y eso ciertamente la hacía absolutamente hermosa.
No, no era bótox, no era más mentira plástico o artificio lo que se había agregado ...era todo lo opuesto.
Hernán estaba impresionado y conmovido. Porque sentía, veía y sabía, pero difícilmente podría explicárselo.

Lo hermosa que la veía. Lo real que la sentía. Lo entera ... floreciente?

-Qué pasa?- dijo ella al notar la mirada rara de Hernán durante su relato.

-Nada, negra...estás...-subió las manos como si levantara un objeto invisible y lo hiciera ensancharse hasta que sus brazos quedaron extendidos-...así...no sé, a pleno. Quién iba a pensar que una guachada como esa te iba a sentar tan bien? Estás divina.

-Gracias... y sabés que sí? me siento así... -dijo Mora imitando el gesto de él.

-Que no se enteren de este método entoces, la industria de la cirugía plástica, los spa y todas esas cosas que persiguen ustedes se va a venir abajo!

Mora se metió en su oficina, sonriente. Cerró la puerta y la sonrisa era risa. Hernán volvía a estar en sus planes y esta vez, pareciera que más real que nunca.

12 de abril de 2009

Reina Leona











Así...Tomando el sol y observando.
Con la satisfacción de haberme dado cuenta a tiempo para poder implementar de ahora en más otra modalidad.
Tranquila, descanso. Me imagino los detalles de mis próximas acciones.
Descanso sin desarmarme, porque soy un león que se sabe león y le gusta serlo.
Necesité rugir para recordar mi naturaleza y volver a tomar el mando...

*

Sendero de la Identidad Nº 8 de Fuego Nombre de la Carta: Reina Leona

Palabra Clave: Amor

Afirmación: Soy dueña de mis sentimientos

Esta carta representa tu esencia leonina.

La plenitud de la energía solar te colma de vigor y alegría.

Este es un tiempo para que te sientas majestuosa y bella.

Te has convertido en una mujer íntegra capaz de gobernar

y reinar sobre su propia vida afectiva.

Ya has sanado tu autoestima, has reconocido lo valiosa que eres, has podido coronarte a ti misma. Estas viendo los frutos de tu tarea de exploración y auto-conocimiento.

Tu poder femenino está en su esplendor.

Es un momento para reconocer tu autoridad y tu fortaleza interna.

Tu capacidad de liderar y conducir. Tu próspera energía creativa.

En el plano emocional, tu corazón está lleno de amor para brindar. Ábrete a amar y ser amada. Explora tu capacidad de entrega pero sin crear relaciones dependientes.

Recuerda que eres una reina y que te mereces lo mejor.

Disfrútate.


*Mónica Glusman (Creadora del Oráculo de la Mujer Sagrada)




7 de abril de 2009

Cuando pase el temblor

Uf...qué días extraños!
Me mantuve en un estado de tristeza, mareo, somnolencia y falta de fuerzas.
Me pregunté tantas veces "qué carajos me pasa?" que empecé a angustiarme primero por no poder identificar el estado emocional y segundo porque me propuse algo para este tiempo y así...bueno, resulta imposible!
De día estuve con tanto sueño y cansancio como para desear pasar el día completo en la cama.
De noche sin sueño, pero tampoco lo suficientemente pilas como para salir o hacer algo.
Ayer creo que la situación llegó a su punto más alto al estar con el estómago revuelto y mareadísima.
Dos personas me preguntaron si no estaría embarazada...fue lo único que me causó gracia: imposible!
Varias situaciones emocionales me atraviesan en este período y creo que me sensibilicé tanto a todas que terminé perdiendo el eje.
La ciudad de Italia de la cual descienden todos los portadores de mi apellido incluyendo a mi bisabuelo se derrumbó por un terremoto y me partió el corazón.
Ultimamente había fantaseado con la idea de conocer esa región, a raíz de que me puse en contacto con varias personas del mundo que llevan mi apellido y con los que hemos generado un muy lindo intercambio.
Y me dí cuenta que me sentía así: derrumbada, partida, rota. Como el escenario de un terremoto.
Estoy aprendiendo varias cosas de mi personalidad que me incomodan y ponen en marcha ciertas resistencias, ciertamente es un período al que hay que ponerle mucho ovario.

...y yo tan cansada!!!

Cómo no sucumbir si permito que todas las situaciones me atraviesen?
Cómo no estar partida y rota si me engancho en el drama?
Si voy por la vida con actitud de víctima de terremoto, lo único que voy a encontrar son escombros...y eso fue lo que obtuve: escombros, poca solidaridad y contención, ausentismos, tristeza y soledad.

La meditación es una herramienta que me permite tomar distancia, correrme del culebrón y ver más allá...y mucho, mucho más acá.

Qué importa la respuesta del otro? Importa qué crédito le estoy dando a esa respuesta.
Y lo cierto es que si todos andamos enganchados en el culebrón, nunca nos conocemos.
Si nos enamoramos del drama, jamás tendremos un amor sincero o compasión con un amigo.
Porque es mucho más fácil mirarse el ombligo, interpretar a la víctima, culpar al otro...
Porque es terreno conocido, porque comunicarse "de verdad" con otro implica que tengo que ser honesta conmigo misma y con lo que verdaderamente siento...y eso, eso no es cosa fácil.

Entonces medité, leí y me expandí.
Me sentí crecer por fuera de los límites de mi cuerpo y hay tanta paz y tanta belleza...quién necesita de aquel drama si no hace más que envolverme en una trama que no me interesa, que no es mía...que es puro ego gritando atención y volviendo a repetir lo mismo una y otra vez...?
Es como ver la misma película en producciones diferentes, con actores distintos pero los mismos personajes, el mismo conflicto, las mismas traiciones...again and again, and again...corten!!

Retomar las herramientas cotidianas que me corran de allí y me devuelvan a mi sendero.
A quien soy. A quien estoy siendo. A quien quiero ser.
Pero una vez que me haya podido disolver para por un rato no ser alguien, sino ser todo!
Dejar la mente cansada de tanto pensar a un costado y sentir...sentir sin mente, sin interpretación, que se convierte en un observar, sin identificación, sin enganche...

El dolor no es un estado permanente, es una barrera que hay que pasar y eso es crecimiento.

"...una situación penosa prolongada nos sirve muchas veces para reforzar el ego, jugar con el poder y encerrarnos en nosotros mismos."
"Precisamente el exceso de emoción y ese amor por el drama nos ha impedido hasta ahora pasar del sufrimiento a sus valiosas consecuencias"
(Ethel Morgan)

Así que aquí estoy, meditando y recuperando la energía perdida en novelitas.
Recuperando mi power!
Volviendo a ser una, entera, completa y ya no más partida y rota.
Respirando profundo y sintiendo el camino transitado, mirando cuántas herramientas conseguí, cuantos aliados hice en mi camino y cuántos maestros dispuestos a dar guía, apoyo y sostén.

He vuelto.

12 de marzo de 2009

San Patrick y Revista Barcelona


Detectan que los que festejan San Patricio en la República Argentina podrían tener "facultades celebratorias diferentes"

"No es que sean imbéciles: es que a la gente le gusta ser feliz a su manera. Y su manera es imbécil", explicó un antropólogo que no quiso darse a conocer "por temor a que crean que tengo algún interés específico en estudiar a estos forros": Para el antropólogo los que festejan San Patricio "tienen problemas de ubicuidad espaciotemporal: se creen en Dublin. Necesitan una excusa cultural para tomarse una cerveza , o dos. Los que dicen que son unos pelotudos se equivocan por completo: en realidad tienen el coeficiente intelectual de un Alfredo de Angeli o un Horacio Rodríguez Larreta", subraya

Revista Barcelona

...todavía me estoy riendo!

10 de febrero de 2009

Antes que se me venga la noche

Acabo de ver esa peli "Antes del Atardecer", es la secuela de "Antes del Amanecer", con Ethan Hawke y Julie Delpy.
La primera me había gustado y esta segunda también.
Por momentos sentí que muchas de mis confusas sensaciones con respecto al amor y la pareja estaban sorprendentemente relatadas por la protagonista.
Tanto que si hubiese relatado mis sentimientos y pesares a alguien que ya hubiera visto esa película, muy probablemente el oyente creería que me habría apropiado de las palabras del personaje y no que se trata de mi más claro enredo con respecto al amor.
Y lloré.
Porque a pesar de todo lo que me gusta estar sola, también quiero encontrar alguien con el que pueda hablar de esa forma, con quien pueda comunicarme con intensidad y simpleza y que sea un disfrute total.
Porque como los personajes decían, cuando una es más chica cree que le esperan muchas personas con la que vas a tener esa onda y esa conexión, para darte cuenta luego de unos años que no es así.
En parte porque una se va endureciendo y haciéndose menos permeable a los demás, producto de heridas anteriores. Y los otros también...
Y lloré porque llueve, porque me pegó melanco, porque recordé cuanto amé en mi amanecer y cuanto me replegué en mi atardecer y porque antes de que se me venga la noche quiero encontrar a alguien para amar.
Para amar honestamente, no para cumplir objetivos.
Para amar y dejarme amar en una forma real y auténtica aunque venga en un formato desconocido. Una relación que se produzca artesanalmente y en el momento a momento.
En mi Aquí-y-Ahora y en el Aquí-y-Ahora del otro.
Llena de realidad, de presencia, de verdad, un amor vivo.
Ojalá...antes que se me venga la noche.

8 de febrero de 2009

Gourmandisse

Le dio un sorbo a su café y mientras apoyaba la tacita nuevamente en la mesa dijo:

"Antes yo era una bulímica sexual, cogía por coger, me daba atracones porque buscaba amor en vez de sexo. Los bulímicos se dan atracones, mezclan dulce y salado, un descontrol en el que el disfrute no es la comida en sí, sino atorarse, llenarse con algo, calmar el vacío, la falta de amor. Tal cual. Ahora la voy de gourmet, si voy a coger, quiero disfrutar cada bocado, y quiero menú completo pero en tiempo y medidas disfrutables, saboreables.Buscar amor en un encuentro sexual casual es tan ridículo como pretender creme brulee en una panchería. Dejate de joder, o te pedís un pancho y lo disfrutás, o te das la creme brulee que te merecés en el contexto adecuado, en un lugar divino y con el tiempo suficiente para disfrutarla, para decir ´mmm...siii, estoy comiendo una creme bruleeeeeee!´ Si no aprendés a discriminar te terminás clavando un choripán completamente borracha, y cuando lo terminás lo único que querés es vomitar. Como una bulímica!"

7 de febrero de 2009

Mi pie izquierdo

El miércoles 4 me operaron el pie izquierdo.
Estuve internada hasta el jueves al mediodía.
Salió todo ok.
Si bien no he padecido mucho dolor, todo salió bien, sin complicaciones, pasar por una cirugía es...feo.
Tuve la mejor predisposición, una mente optimista, una sonrisa y amabilidad para con todo el personal que me atendió y me cuidó.
Quizás porque tengo grabada en mi mente la actitud de rockstar violento que brota en mi padre cada vez que es internado por algo, un verdadero bochorno, putea, tira cosas...Charly García es un corderito comparado con él.
Siempre fue un papelón mi viejo en esa situación, sumado a la preocupación por su salud una tenía que hacer esfuerzos por no matarlo, tratar de que sus insultos y actitudes no me hieran y actuar en forma responsable.
Decididamente una situación por la que no voy a volver a pasar, ya no me hago cargo.
Será por eso que me parecía importante que reinara una buena energía, ya que me iban a drogar por lo menos, tener un buen viaje y pasarla lo mejor posible!
Hice lo que pude, realmente no sé que droga usan para doparte pero no pega bien.
Pinta fastidio y malhumor, pero la palabra que mejor la define es esa: fastidio.
En un estado semi adormilada todo me molestaba y trataba de encontrarle solución, pero era parte del estado narcótico, nada que mi voluntad pudiera cambiar, pero sí al menos saber que era debido a eso y no engancharme demasiado.
Tendrían que estudiar esto los médicos y ante tanta variedad de drogas que tenemos, hacer un blend que le permita al paciente salir en forma amable de ese estado!
Encima de los dolorcitos, las incomodidades y posibles complicaciones resulta absurdo padecer de algo que puede modificarse.
Por suerte estuve rodeada de amoroso cuidado, los camilleros era muy lindos, parecían salidos de esas series de teenagers tipo Dawson´s Creek, simpáticos y bonitos. La enfermera de la noche una chica jovencita, divina que acudía a mi llamado con tan buena onda que nos quedábamos charlando y nos tratábamos como amigas.
Todo bien.
Ahora el reposo. Largo post operatorio. Aburridísimo.
Me compré unas series y películas pero me aburro tanto que empecé a tejer al crochet.
Algo tengo que hacer.
En la compu no puedo pasar mucho tiempo ya que me empieza a doler.
En realidad lo más molesto es que tengo parte del pie adormecido y eso es más molesto que el dolor, ya que se siente ese hormigueo y dan ganas de mover los dedos...cosa que no debo hacer.
Sólo puedo pisar con el talón, tengo puesto un zapato especial, con base de goma y velcro que protege el pie que está completamente vendado.
Y tomo antibióticos y analgésicos.
Y me aburro.

22 de enero de 2009

Diversión de Miércoles por la Noche

Y sí, las salidas nocturnas veraniegas son divinas.
Pero por una combinación de factores se hacen cada vez más meditadas.
No es cuestión de agarrar la cartera y salir no más, hay que sacar cuentas para el taxi de vuelta, lo que vayamos a consumir, acordar de encontrarnos con alguien y todo eso sin mencionar lo que las mujeres solemos anteponer a todo eso: ropa, estado general (estoy toda hinchada, hoy tengo panza, mirá las ojeras que tengo, bla bla bla)
Anoche con una amiga no reímos como si hubiésemos ido al teatro a ver una comedia genial.
Ella estaba en su casa y yo en la mía, ella con anginas, yo...bueno, otro día les cuento.
Así nos la pasamos, mandándonos estas boludeces. Las de ella no las voy a mostrar por una cuestión de derechos de autor, pero eran muy graciosas.
Y yo tengo otras también, pero prefiero conservar un poco mi imagen...(tarde?)
El sitio se llama FaceInHole.







14 de enero de 2009

Actualización

Bueno, a ver si me pongo un poco en orden.
Un breve repaso de los sucesos quizás ayude.
Para el Solsticio, 21 de Diciembre, tuve la fiesta de los diez años de la Cigale.
Eso quiere decir en realidad un mega reencuentro, casi como debe ser para la mayoría esas reuniones de ex alumnos a las cuales jamás en mi vida fui.
No sé si porque nunca se hicieron o se hicieron y nunca me invitaron.
La Cigale tiene en mi vida una destacada importancia, por el tiempo que pasé allí, por los afectos, por las experiencias vividas y por un sin fin de situaciones, personas, anécdotas y emociones.
A mucha gente la dejé de ver y a algunas otras las he visto con escasa frecuencia.
Lo más lindo fue descubrir que a la gente que quise mucho, la sigo queriendo aunque nuestro contacto no sea el que era.
Que a pesar del tiempo y algunas heridas los vínculos a los que les dí importancia en ese momento seguían siéndolo, seguían teniendo la categoría de vínculo.
Que los diez años pasaron para todos, no solo para mí. Todos cambiamos, todos crecimos.
Y que seguirá siendo un lugar al que pertenezco.

Luego de esa fiesta de la que volví a las diez de la mañana a mi casa, trabajé bastante, tuve varios eventos y se activó mi vida social.
Pasé el fin de año en un lugar extra top (trabajando, off course)y junté unos billetines que tanta falta me hacían.

Tuve un impulso y a través de facebook recluté a toda la tribu que lleva mi apellido paterno, los agregué como amigos y todos me respondieron.
Conocí a la gente que porta mi apellido y vive en diferentes partes del mundo, la mayoría en Nueva York, pero hay también en París, Italia (muy pocos teniendo en cuenta que es un apellido tanísimo!)Venezuela, España.
Fue una experiencia inesperadamente grata. Aparentemente todos nos sentíamos los únicos, sin parientes en el país de residencia, con muy poca información de la rama familiar y esa sensación heredada de nuestros bisabuelos/abuelos/padres del dolor del inmigrante, de esa extrañeza.
De no saber bien a dónde una pertenece. A la dificultad de clavar en el suelo y echar raíces. Algo muy de acá, pensaba yo, los argentinos tenemos mayoría de herencia europea que de los nativos de estas tierras y lo que tomamos del europeo fue ese registro de la partida de la tierra natal y la llegada a una tierra completamente nueva.
Una mezcla de dolor y esperanza. De negación del pasado, de nostalgia, de estar fuera de la tribu, etc.
Todas estas sensaciones vinieron a mí como una ola gigante. De golpe, con todo, intensa, vívida.
Durante unos días tuve miles de impresiones, sensaciones, imágenes y sobre todo anhelo de reconexión con esa porción italiana que desde chica rechazaba.
No me gustaban los tanos, nunca le presté demasiada atención a las cosas de la familia, ni sabía de qué parte de Italia había venido mi bisabuelo.
Qué hacía yo reclutando gente como si fuera una buscadora de antepasados o conocedora de datos? Si hasta el momento lo tenía casi negado?
Y bueno, esas cosas inexplicables que aveces me suceden cuando me dejo llevar por un llamado interno, intuitivo.
Lo que se generó fue maravilloso. Algo se remendó, se ligó, se reconectó...Todos sentimos que estábamos encontrando familia. Todos nos emocionamos con ese reencuentro,la mayoría jóvenes, muy jóvenes y encantadores. Comenzamos a comunicarnos, a contarnos cosas, a caernos simpáticos y a tratarnos como primos aunque las familias quizás ni siquiera se hayan conocido.
Más atrás o más cercano en el tiempo, estuvimos relacionados alguna vez y con eso nos bastó.
Hubo bromas, complicidades y hasta apoyo en una situación dolorosa como un duelo.
Cosas de la postmodernidad absoluta. El Facebook es para mí increíble.
Un recuperador de redes, estoy maravillada!
Luego de eso vino el procesamiento de todas esas impresiones, el reacomodamiento y el método fue a través de las constelaciones familiares.
Un trabajo terapéutico que amo,que siempre disfruté, que me resulta poderoso, claro, simple e increíblemente valioso.
Este trabajo me dio una mirada diferente, me ayudo a pararme en mi lugar...y mucho más no puedo decir. Eso es lo suficientemente fuerte ya.

Mi amiga Andrea (de ascendencia Mapuche) me regaló un Kultrún.
Para mí que venía reconectando con la herencia europea con todo lo que eso implica, alguien querido que desciende de los dueños de estas tierras me regala una herramienta sagrada de su gente. PAOOWWWW!!!
Gran impacto. Gran emoción.
Otra cosa para procesar e integrar!
Mi herencia europea, mi nacionalidad, mi espiritualidad pagana, mi rol de integradora de mí misma...
Y el resultado de eso fue una iniciación como mujer.
Un "estar lista, disponible y dispuesta" a algo a lo que había renunciado: a la posibilidad de ser madre, de dar vida.
De dejar fluir esa energía de vida que te viene desde el primer antepasado y se fue pasando del más grande al más chico...
La misma energía de vida que siempre puja para seguir, que a pesar de los abandonos, la historia, los hechos, el dolor, el exterminio, el hambre...lo que sea, siempre, siempre quiere continuar, continuarse, perpetuarse como mayor acto de amor y agradecimiento a la vida misma.
Eso, señoras y señores para mí es un verdadero hito.
No sé si se darán las condiciones, si conoceré a quién sea el padre de esos hijos, ni si esos hijos serán.
Pero yo pude verlos pidiendo pista y lo que hago es entregarme dispuesta a que eso suceda.
Lo demás, la vida dirá...
Cerrarse el vientre por miedo es cerrarse como mujer.
En mi caso fue eso, impedirme a mi misma, como automutilarme por temor, no por elección.
Bueno, eso fue una de las cosas más íntimas que he contado y me pregunto si está bien. Y como estoy tan contenta por eso, no sé, no me importa...y lo dejo.

Y para salir del tema viene mi pie izquierdo como protagonista: me voy a operar en estos próximos días de mi pie, tengo hallux valgus, más conocido en el barrio como juanete y me estuvo generando mucho dolor cada vez que tuve que estar de pie más de treinta minutos.
Así que considerando que voy a seguir trabajando de moza, yendo a la facultad, haciendo mis caminatas, saliendo y viviendo la vida de una persona joven (que hasta puede llegar a ser madre...!!!) me opero ahora y me libero de la limitación...living la pata loka!

Bien.
Si alguien se leyó todo esto digo: guau.
Porque yo estoy acostumbrada a seguirme las transformaciones de estados, procesos y estadios "poco comunes" por llamarlos de alguna manera.
Son muy pocas las personas a las que realmente les interesan y los pueden comprender.
Por más buena voluntad y cariño que me tengan, mucha gente se ha perdido varios capítulos y los comprendo.
Asi que si he podido aceptar eso, de seguro no me sorprenderá que al tercer o cuarto párrafo hayan huído despavoridos.

Y si por casualidad o extremo aburrimiento te leíste todo esto te digo:
(Elegí la opción que más se ajuste a tu estado)


opción 1- viste qué loco..?
opción 2- pobre, no entendiste nada, no?
opción 3- loca, no. Es mi estilo de procesar las cosas, prefiero llamarlo "de una intensidad y ritmo poco habituales". Pero si "loca" es lo que se te ocurre, está bien, no me molesta para nada.

4 de enero de 2009

Qué le pedís a los Reyes?

De niña siempre fui muy buena.
Era una nena muy sensible, tranquila, siempre sonriente y educada.
En mi familia se cuentan muchas anécdotas en las que parezco una especie de princesita, siempre impecable, siempre prolijita.
Cuentan que cuando tenía un año y dos meses me sentaban en las sillas altas para los nenes en un restaurant y yo comía sola, me ponía el bocado de comida en la boca y seguidamente me limpiaba prolijamente con la servilleta, con movimientos precisos y elegantes. Un año y dos meses!!
Dicen que la gente me miraba y me elogiaba y yo siempre respondía sonriendo...era un encanto!
Aunque era muy sociable,simpática y payasita siempre tuve algo de introspectiva, como de reflexión meditativa solitaria...algo que no se ve frecuentemente en los niños. Quizás el hecho de no tener hermanos que me peleen o de quienes copiar barrabasadas me hizo una nena tranquila que podía jugar sola por horas sin que nadie escuchara más que mis diálogos con los muñecos cuando jugaba a ser la maestra o cosas así.
Tengo tantas anécdotas relatadas tanto por mis padres como primas y amigos en los que yo aparezco como una especie de nena adulta, con respuestas y reflexiones de una madurez extraordinaria pero conservando la candidez, la sonrisa y el aire infantil.
Siempre dije que me hubiese gustado treparme a los árboles, disfrutar más de la niñez, curtirme un poco más, fortalecer el carácter. De ese modo no hubiese resultado tan traumático descubrir que no todas las personas eran buenas.
Los hermanos son esos enemigos que te rompen los juguetes, te pegan porque sí, te culpan de algo que no hiciste...y son los grandes entrenadores para salir al mundo!
A los hijos únicos nos faltó ese trainning y tuvimos que descubrir solos y en escena que la realidad "allí afuera" era diferente a lo que vivíamos en casa.
Pero no hubiese sido realmente yo con una infancia más salvaje.
En cuarto y quinto grado fue que empecé a jugar con los varones, a reirme como loca, a volverme más rebelde y "machona". Y lo disfruté un montón.
Pero antes, antes era esta especie de ser extraño, que aún hoy me conmueve.
Y la escena que quedó como registro de eso fue la de una mañana de Reyes, cuando tendría entre dos y tres años.
Me levanté y lo primero que fui a ver es si habían comido el pan dulce y la Fanta que les había dejado.
Yo no dejaba pasto porque sabía muy bien, porque lo había visto con mis propios ojos en el desfile que hacían todos los años en Lomas,que los reyes andaban en camioneta, no en camellos. El hermano de un vecino representaba a Baltazar, el mago negro y esa noche sabiendo él que su hermano iba con una vecinita se inclinó desde esa camioneta que lo paseaba y de entre toda la gente que allí había me saludó dándome la mano.
La fascinación que debe haber reflejado mi rostro! Lo que sí sé es que yo estaba completamente alucinada, no lo podía creer. Inmediatamente me miro la mano y Baltazar había dejado parte de su maquillaje en mi manito que estaba completamente negra, me quedé azorada con los ojos clavados en mi mano. Los grandes se lamentaron creyendo que eso me quitaría la ilusión, sin embargo yo estaba segura de que eso que el rey mago había dejado en mi mano era parte de su toque mágico, de su bendición....me fui a dormir sin lavarme la mano, por su puesto.
Volviendo a esa mañana, después de comprobar que habían estado allí fui a ver mis regalos. La escena era observada por mis padres escondidos.
Dicen que me paré frente a los regalos, abrí despacito uno: era un banquito rojo muy chiquito, lo que yo había pedido.
El otro era también un regalo que había pedido: un paraguas, transparente.
Y había un tercero no esperado, un muñeco tipo bebote de plástico, bastante berreta que me encantó.
Prolijamente separé las envolturas de los regalos. Coloqué el banquito, tomé el muñeco, me senté en el banquito y abrí el paraguas.
Y allí estaba yo, sentadita, con el paraguas abierto y el muñeco. Una sonrisa en mi cara y la mirada vaya uno a saber donde.
La escena duró unos cuantos minutos. Así, en silencio, en sonrisa.
Lo que yo recuerdo de ese momento es que supe que el toque del Mago me había bendecido y yo tenía mi banquito, mi muñeco y mi paraguas...y que nadie en el mundo iba a saber lo que eso para mí significaba. Estaba completa.
Es el momento de mayor felicidad que recuerdo.
Hoy puedo ver que en ese momento sublime yo recibí una bendición mágica, un lugar de soporte donde descansar, algo para protegerme y algo que abrazar y cuidar.
Já, estaba completa!!

1 de diciembre de 2008

Rewind

Ando con la mente en el pasado.
No lo puedo evitar, no importa lo que esté haciendo que un recuerdo viene y se instala cambiandome por completo el estado de ánimo.
Yo no sé si se abrió una compuerta o qué diablos, pero me están surgiendo recuerdos, escenas, anécdotas, sensaciones...es tan confuso.
A medida que vaya controlando este efecto rewind voy a ir contando las historias que me tienen así, hecha un ovillo.
Ahora no puedo, hice tres intentos y me es imposible redactar algo que se entienda.
Espero que se pase pronto.

30 de noviembre de 2008

Sabarandanga

Cuando googleás "sabarandanga", no sé por qué te sugiere el término "sarandonga".
Dijo el joven pelirrojo exhalando el humo de su Camel.

Y qué quiere decir sabarandanga?
Preguntó la chica rubia del box de al lado.

Mejor quisiera saber yo qué quiere decir sarandonga, que para el Google es más importante que mi sabarandanga.
Dijo el pelirrojo.

Já!Sarandonga.
Dijo la rubia.

Já! Sabarandanga.
Dijo el pelirrojo.

12 de noviembre de 2008

Y los nominados son...

En este último mes se han destacado tres sueños como los más absurdos.

El primero:
Sueño que tengo pene. Entro al baño desnuda y mientras miro mi pene (de gran tamaño, por cierto)pienso si mis novios no se habrán sentido intimidados por el tamaño de mi pene, que por su puesto era más grande que el de ellos.

El segundo:
Estaba en una habitación envuelta en una toalla como recién salida de la ducha y por la ventana veo pasar un micro con una banda de rock/pop adolescente que estaban grabando un video.Trato de ocultarme para no ser vista y para mi sorpresa estos chicos intentan entrar por la ventana. Trato de impedirlo pero entran un montón, de repente son muchos adolescentes, los del grupo y sus fans que se meten dentro de mi casa siguiendo su fiesta como si nada. Yo empiezo a llamar a la policía indignada. Viene un policía y me dice: "Ah, pero estos no son los vándalos que buscábamos"
"No, pero son otros vándalos, llévenselos, por favor!" Les digo yo. Y no, se van y me dejan la casa hecha un quilombo de gente. La cuestión es que me peleaba con las groupies, andaba rezongando por todos lados hasta que me empezó a gustar el cantante y empecé a coquetear con él y hacerme amiga.

El tercero:
Estoy en una clase de Yoga en la que el profesor es Benjamín Vicuña. Me tira onda durante toda la clase, mis amigas me cargan y me dicen que era obvio que tenía onda conmigo y yo digo: "Pero este pibe es el marido de Pampita, mirá si me va a dar bola a mí!"
Y me daba bola no más.

6 de noviembre de 2008

Descubrimiento en Galilea

El esqueleto de una mujer chamán de hace 12.000 años y rodeado de suntuosos presentes mortuorios ha sido descubierto recientemente en el norte de Israel, informó el martes la Universidad Hebrea de Jerusalén, que supervisó las excavaciones.


Un equipo del Instituto de Arqueología de la Universidad, dirigido por el doctor Leore Grossman, ha descubierto en el sitio de Natufian, en Galilea, los restos de una mujer chamán ricamente ornamentados, precisó la universidad en un comunicado.

Entre estos ornamentos había 50 caparazones de tortugas, la pelvis de un leopardo, el extremo del ala de un águila dorada, una cola de vaca, dos cráneos de pájaros y una pata delantera de jabalí.

El pie de un hombre adulto de un tamaño superior al de la mujer inhumada también ha sido encontrado en el lugar.

El comunicado indica también que diez grandes piedras fueron situadas discretamente sobre la cabeza, la pelvis y el fémur derecho de la mujer, cuyo cuerpo fue colocado -con las rodillas dobladas- contra la pared meridional de una tumba de forma oval.

Grossman, citada en el comunicado, consideró que los métodos y el cuidado que rodean los ritos funerarios de esta mujer revelan que tenía un estatus importante entre los suyos.

Los ornamentos hallados en la tumba podrían probar, por otra parte, que su comunidad suponía que tenía vínculos mágicos con los animales.

31 de octubre de 2008

Halloween-Beltane



Las celebraciones paganas están vinculadas a la naturaleza y sus ciclos.
Cada estación se celebra y se honra, tanto la luz como la oscuridad.
En la rueda del año estamos transitando ahora la mitad entre la Primavera y el Verano, este festival se llama Beltane y es la celebración del Amor y la Sexualidad Sagrada.
Es cuando la naturaleza toda florece, los animalitos se aparean y la belleza se manifiesta.
En el hemisferio norte ahora están celebrando a la oscuridad ya que están entre el otoño y el invierno, por eso celebran Samhain, más conocido popularmente como Halloween.
Esta celebración pagana resistió el paso y atropello del cristianismo que ante semejante perdurabilidad y resistencia decidieron adjudicársela como el día de todos los santos (1 de noviembre)
En Halloween(Samhain) se honra a los muertos,se honra la oscuridad y lo oculto, los misterios y la magia.
Aquí en el hemisferio sur, si queremos seguir la tradición pagana debemos hacerlo a tono con ella, no con el calendario gregoriano que es un invento.
No importa que Halloween se celebre allá el 31 de Octubre, lo que es importante es hacerlo entre el otoño y el invierno, lo que corresponde al 1 de Mayo aquí.
Que es cuando allá celebran Beltane y aún hoy hay tradiciones como danzar el palo de Mayo, elegir a la reina de Mayo, etc. Todos festejos de Beltane.

Pero como la mayoría copia y repite como loro sin saber, hoy acá se celebra Halloween.
Sin tener la menor idea de lo que es, pero es divertido.
Por eso propongo a los que hoy van a celebrar es que recuerden que hoy se celebra Beltane y festejen con esa energía, hagan el amor,seduzcan, exploten en belleza, placer y disfrute, que la oscuridad está lejos por ahora.

Bendiciones y feliz Beltane.

30 de octubre de 2008

Puentes

Se pasó la mano por la cabeza llevando hacia atrás ese mechón de pelo rubio que con el viento le hacía como un latiguito en la cara.
Había llorado tanto y estaba tan cansada de que todos los días fueran oscuros que si quisiera volver a llorar no podría.
Se encontraba frente a un abismo.
Ante la desesperación había tomado un camino buscando soluciones y este camino la había llevado hasta aquí, un enorme abismo.
A centímetros de sus pies se encontraba el vacío.
Si quisiera dar un paso adelante solo podría caerse. O volar.
Sonrió imaginando qué bueno que sería volar. Pero no, no sabía volar.
Pero podría construir un puente.
Podría empezar a encontrar cosas en su vida que se conviertan en un puente para llegar del otro lado. Podría re-conectar, ligar, aunar...
Y así llegar al otro lado.
A ese lado en el que quisiera estar ahora.

Y así fue como empezó a desplegar su arte casi sin darse cuenta aún de su talento, de su creatividad y de su inspiración.
Un tiempo más adelante recordaría ese momento como el comienzo de todo.
De cómo fue que descubrió lo que hoy es su don.
Y hoy todos conocen su don. Y todos celebran ese don.
Porque aquel día que vio que podía construir un puente no se imaginaba con qué territorio la iba a conectar.
En ese entonces no podía ni fabular con esos paisajes y esas tierras en las que hoy, reina.

28 de octubre de 2008

Cambios

Me corté el pelo.
Me hice el color en casa.
Tengo un nuevo teléfono, muy bonito.
Estén atentos, se vienen grandes cambios.

Bah, no estén atentos. No pasa nada.

Pero me gusta darle trascendencia a estas cosas, así siento que empiezo una nueva etapa.
Síganme la corriente no más.

Pero se viene la nueva versión de mí misma.




27 de octubre de 2008

y que se vaya todo a la repp*/!@^%

Me cansé. Quiero atiborrarme con todos los vicios del mundo.
Me harté de cuidarme, contenerme, deprimirme, sentirme culpable y frustrarme.
Quiero divertirme, comprarme ropa nueva, ponerme re linda y salir a conquistar hombres.
Quiero beber y reirme a carcajadas.
Quiero lucir bella y sexy y ser superficial y despreocupada.
Quiero ser Frívolaaaa!!!

Se acabó: Mariela reventada is back.


24 de octubre de 2008

Agua

Soltar y dejar ir.
Tan simple y tan difícil.
Duele cuando la cascarita se desprende pero provoca un cierto placer retirarla.
Parada frente a los azulejos dejo que el agua que golpea con fuerza en mi coronilla se lo lleve todo, se deslice por mi cuerpo, serpentee y se lo lleve todo.
Limpiar y dejar ir. Convertirme en agua fluyendo blanda, flexible, fresca.

11 de octubre de 2008

Rain

Se me vino la Noche

Y eso.
Estoy mal.
Triste. Deprimida, abatida, sin esperanzas.
Necesito cambiar algunas cosas y va a ser difícil.
Y tengo miedo porque no sé cómo se hacen.
Y estoy triste porque me da miedo.

3 de octubre de 2008

Tales from the crypt


Amanecí de malhumor.
Dolor en el cuerpo, cómo extraño mi cama!
Anoche me dormí angustiada, enredada en mis displaceres.
Comenzar el día con tanta negatividad es difícil.
Podía sentir en mi entrecejo el enojo, el gesto poco invitativo al diálogo.
Salí para la facultad, me subí al 118 y tomé conciencia de cuanto necesitaba escaparme, tomarme vacaciones, alejarme aunque sea por un rato.
Faltaba una cuadra para la parada en la que debía bajarme y decidí seguir de largo.
Ese pequeño cambio fue suficiente para conectarme con un espíritu casi aventurero.
Me sentí audaz, estaba haciendo algo espontáneo que no sabía en qué iba a terminar.
Cuánto hacía que no me permitía jugar?
Qué me pasó? Cuando me convertí en esta amarga persona de ceño fruncido y cabeza baja?
No me siento bien. El espejo me devuelve una imagen que no reconozco como propia.
En estos días no me gusta ser yo.
No me gusta quien estoy siendo.
El colectivo seguía y yo sumergida en el asiento y en mis oscuros pensamientos.
Me hacía bien, me estaba permitiendo el enojo.
Y dónde me bajaré? No importa, ya veré...
Pero con semejante malhumor era difícil encontrar un lugar apropiado.
Junto con el do de "apropiado" se me reveló el lugar. Perfecto.
Me bajé en Las Heras y caminé con la lentitud y comodidad que surgía de mi cuerpo.
El cementerio, un lugar perfecto.
Qué bueno andar por Recoleta sin gente!
Entré al cementerio y recorrí sus callecitas como lo hacía cuando me rateaba del colegio fumada con mis amigos.
Entré en un trance inmediato, memoria emotiva quizás.
Un lugar donde convive la belleza con lo tenebroso, la paz con el silencio, la curiosidad y el espanto.
Leí placas, admiré esculturas, me pregunté por la vida de este y de aquel.
Me emocioné con un poema y me espanté con algunas tumbas y calaveras.
Pero predominó la belleza y ese clima tan particular de este cementerio.
Hubiese sido un grave error ir a otro lugar. Este supo amalgamar mi oscuridad veteándola con reflejos plateados, haciendo grises, destellando por momentos en tornasolados hasta que todo volvió a su color habitual.
Extranjeros sacan fotos. Fantaseé con colarme en el tour. Y con esos rubios nórdicos.
Pero solo imaginación, no estaba apta para entablar ninguna conversación, cuando me pongo perra tengo el peor carácter.
Pero si me lo permito, si me doy permiso para ser aunque sea hoy una crabby bitch...al rato se me pasa.