25 de enero de 2008

Mi primer semana con Omar y Navidad

Omar es muy inteligente. Es reservado, es silencioso, tranquilo y bueno. Es blanco y gris.
Algunas veces durmió conmigo en la cama, conservando la distancia, pero a su modo yo creo me estaba dando la bienvenida y diciendo que le caigo bien.
Le gusta subirse y dormir en los estantes del placard, entre la ropa.
Sobre gustos...

Navidad es irresistible. Es negra, flaca y larga. Parece el gato de Verdaguer de Pettinatto.
A la noche se despierta y empieza a correr por todos lados, sube a todos lados, hasta abre los cajones, no pregunten como.
Las primeras noches sus corridas fueron un problema, pero ahora duermo en el futón de abajo y disfruto el show.
Ahora ella duerme conmigo.
Y tengo que reconocer que es mi favorita. Y Omar lo sabe.
Siempre que estoy haciendole algún mimo, me doy cuenta de que estoy siendo observada...Omar a la distancia todo lo ve.
Ubicado desde su punto perfecto de observación (una especie de veredita de la terraza) panea lo que sucede dentro y fuera de la casa. Un capo.
Me encargo de hacerle saber que él también es un amor y le hago mimos.
Y él chocho.
Navidad tiene una obsesión por la leche.
Esté donde esté (lo juro) si abro la heladera y saco el sachet de leche a los segundos aparece.
Lo impresionante es que viene corriendo como poseída, se sube a la mesada y se avalanza sobre el vaso/taza/tazón, etc No importa cuantas veces le diga "NO!" Ni explicaciones que suelo darle para convencerla. No hay caso. Si hay leche, ella quiere. Y le doy.
Me gusta convivir con dos gatos. Es lindo verlos interactuar entre ellos.
Con dos gatos se puede conversar mejor que con una.
Sí, lo dije. Y qué?
Si le llevo un hermanito a Kali, seguro se lo morfa.
Ya tuve una vez de visita dos mínimos gatitos a los que les di leche, eran negritos, idénticos a ella.
Los pobres la miraban pensando que sería la mamá...y ella les hacía:" JJJJJJJJJJJJJJ!!!!!"
Los odiaba. Kali es muy celosa.

2 comentarios:

Zimetrico dijo...

Queríiida Ayoween:
Yo vivo con dos gatos, y cuando llevé a Sofía a casa era una ridiculez, chiquita...gritona...Ruru, en cambio, siempre fue un puma, un lince, más allá de que le dé por dormir de espaldas, panza arriba y con las manitos encogidas...
Cuando llegué a Sofía tenía miedo de que el la matara. En serio. Los ponía en habitaciones separadas cuando me iba, pero al final duermen juntos, y se bañan, y juegan.Son muy felices.
Un beso
Lady_Pannonica

Andrea dijo...

Hola Marie!!!

Me encantó como escribiste de Omar y Navidad o "mis nonitos" como les digo de cariño. Fue una descripción absolutamente acertada la que hiciste de ellos, muy linda. Y si, Navi tiene su complejo de ternerita con la leche y saca todo su instinto gatuno para conseguirla.

Te volvemos a agradecer por haber cuidado de la casa y en especial de nuestros compañeros felinos, no pudieron haber quedado en mejores manos.

Besos, andrea