14 de enero de 2009

Actualización

Bueno, a ver si me pongo un poco en orden.
Un breve repaso de los sucesos quizás ayude.
Para el Solsticio, 21 de Diciembre, tuve la fiesta de los diez años de la Cigale.
Eso quiere decir en realidad un mega reencuentro, casi como debe ser para la mayoría esas reuniones de ex alumnos a las cuales jamás en mi vida fui.
No sé si porque nunca se hicieron o se hicieron y nunca me invitaron.
La Cigale tiene en mi vida una destacada importancia, por el tiempo que pasé allí, por los afectos, por las experiencias vividas y por un sin fin de situaciones, personas, anécdotas y emociones.
A mucha gente la dejé de ver y a algunas otras las he visto con escasa frecuencia.
Lo más lindo fue descubrir que a la gente que quise mucho, la sigo queriendo aunque nuestro contacto no sea el que era.
Que a pesar del tiempo y algunas heridas los vínculos a los que les dí importancia en ese momento seguían siéndolo, seguían teniendo la categoría de vínculo.
Que los diez años pasaron para todos, no solo para mí. Todos cambiamos, todos crecimos.
Y que seguirá siendo un lugar al que pertenezco.

Luego de esa fiesta de la que volví a las diez de la mañana a mi casa, trabajé bastante, tuve varios eventos y se activó mi vida social.
Pasé el fin de año en un lugar extra top (trabajando, off course)y junté unos billetines que tanta falta me hacían.

Tuve un impulso y a través de facebook recluté a toda la tribu que lleva mi apellido paterno, los agregué como amigos y todos me respondieron.
Conocí a la gente que porta mi apellido y vive en diferentes partes del mundo, la mayoría en Nueva York, pero hay también en París, Italia (muy pocos teniendo en cuenta que es un apellido tanísimo!)Venezuela, España.
Fue una experiencia inesperadamente grata. Aparentemente todos nos sentíamos los únicos, sin parientes en el país de residencia, con muy poca información de la rama familiar y esa sensación heredada de nuestros bisabuelos/abuelos/padres del dolor del inmigrante, de esa extrañeza.
De no saber bien a dónde una pertenece. A la dificultad de clavar en el suelo y echar raíces. Algo muy de acá, pensaba yo, los argentinos tenemos mayoría de herencia europea que de los nativos de estas tierras y lo que tomamos del europeo fue ese registro de la partida de la tierra natal y la llegada a una tierra completamente nueva.
Una mezcla de dolor y esperanza. De negación del pasado, de nostalgia, de estar fuera de la tribu, etc.
Todas estas sensaciones vinieron a mí como una ola gigante. De golpe, con todo, intensa, vívida.
Durante unos días tuve miles de impresiones, sensaciones, imágenes y sobre todo anhelo de reconexión con esa porción italiana que desde chica rechazaba.
No me gustaban los tanos, nunca le presté demasiada atención a las cosas de la familia, ni sabía de qué parte de Italia había venido mi bisabuelo.
Qué hacía yo reclutando gente como si fuera una buscadora de antepasados o conocedora de datos? Si hasta el momento lo tenía casi negado?
Y bueno, esas cosas inexplicables que aveces me suceden cuando me dejo llevar por un llamado interno, intuitivo.
Lo que se generó fue maravilloso. Algo se remendó, se ligó, se reconectó...Todos sentimos que estábamos encontrando familia. Todos nos emocionamos con ese reencuentro,la mayoría jóvenes, muy jóvenes y encantadores. Comenzamos a comunicarnos, a contarnos cosas, a caernos simpáticos y a tratarnos como primos aunque las familias quizás ni siquiera se hayan conocido.
Más atrás o más cercano en el tiempo, estuvimos relacionados alguna vez y con eso nos bastó.
Hubo bromas, complicidades y hasta apoyo en una situación dolorosa como un duelo.
Cosas de la postmodernidad absoluta. El Facebook es para mí increíble.
Un recuperador de redes, estoy maravillada!
Luego de eso vino el procesamiento de todas esas impresiones, el reacomodamiento y el método fue a través de las constelaciones familiares.
Un trabajo terapéutico que amo,que siempre disfruté, que me resulta poderoso, claro, simple e increíblemente valioso.
Este trabajo me dio una mirada diferente, me ayudo a pararme en mi lugar...y mucho más no puedo decir. Eso es lo suficientemente fuerte ya.

Mi amiga Andrea (de ascendencia Mapuche) me regaló un Kultrún.
Para mí que venía reconectando con la herencia europea con todo lo que eso implica, alguien querido que desciende de los dueños de estas tierras me regala una herramienta sagrada de su gente. PAOOWWWW!!!
Gran impacto. Gran emoción.
Otra cosa para procesar e integrar!
Mi herencia europea, mi nacionalidad, mi espiritualidad pagana, mi rol de integradora de mí misma...
Y el resultado de eso fue una iniciación como mujer.
Un "estar lista, disponible y dispuesta" a algo a lo que había renunciado: a la posibilidad de ser madre, de dar vida.
De dejar fluir esa energía de vida que te viene desde el primer antepasado y se fue pasando del más grande al más chico...
La misma energía de vida que siempre puja para seguir, que a pesar de los abandonos, la historia, los hechos, el dolor, el exterminio, el hambre...lo que sea, siempre, siempre quiere continuar, continuarse, perpetuarse como mayor acto de amor y agradecimiento a la vida misma.
Eso, señoras y señores para mí es un verdadero hito.
No sé si se darán las condiciones, si conoceré a quién sea el padre de esos hijos, ni si esos hijos serán.
Pero yo pude verlos pidiendo pista y lo que hago es entregarme dispuesta a que eso suceda.
Lo demás, la vida dirá...
Cerrarse el vientre por miedo es cerrarse como mujer.
En mi caso fue eso, impedirme a mi misma, como automutilarme por temor, no por elección.
Bueno, eso fue una de las cosas más íntimas que he contado y me pregunto si está bien. Y como estoy tan contenta por eso, no sé, no me importa...y lo dejo.

Y para salir del tema viene mi pie izquierdo como protagonista: me voy a operar en estos próximos días de mi pie, tengo hallux valgus, más conocido en el barrio como juanete y me estuvo generando mucho dolor cada vez que tuve que estar de pie más de treinta minutos.
Así que considerando que voy a seguir trabajando de moza, yendo a la facultad, haciendo mis caminatas, saliendo y viviendo la vida de una persona joven (que hasta puede llegar a ser madre...!!!) me opero ahora y me libero de la limitación...living la pata loka!

Bien.
Si alguien se leyó todo esto digo: guau.
Porque yo estoy acostumbrada a seguirme las transformaciones de estados, procesos y estadios "poco comunes" por llamarlos de alguna manera.
Son muy pocas las personas a las que realmente les interesan y los pueden comprender.
Por más buena voluntad y cariño que me tengan, mucha gente se ha perdido varios capítulos y los comprendo.
Asi que si he podido aceptar eso, de seguro no me sorprenderá que al tercer o cuarto párrafo hayan huído despavoridos.

Y si por casualidad o extremo aburrimiento te leíste todo esto te digo:
(Elegí la opción que más se ajuste a tu estado)


opción 1- viste qué loco..?
opción 2- pobre, no entendiste nada, no?
opción 3- loca, no. Es mi estilo de procesar las cosas, prefiero llamarlo "de una intensidad y ritmo poco habituales". Pero si "loca" es lo que se te ocurre, está bien, no me molesta para nada.

5 comentarios:

Christian dijo...

El Facebook tiene esa cosa que mete miedo y a la vez te genera cosas relindas, encontrarte con gente del pasado, reconectarte, increíble. En mi caso, particular, se donde esta casi toda mi familia, al menos la que me interesa.
Pero sí, fue increíble volver a ver la cara de mi primera novia, increible y sin desperdicio. Uno de los mejores abrazos que tuve en mi vida.
Que bueno empezar así el año. ¿Operarse en verano? Ufs, que feo, pero bien... vas hacer de todo con el pie copado. Beso en el dedo gordo y aguante.

Ayoween dijo...

jaja. Gracias Chris.
En esta época me aseguro de poder hacer el reposo bien, es largo el post operatorio :(

Apologética dijo...

:)

Apologética dijo...

me sigues el blog ayoween? :)

Lito dijo...

aunque te arregles las gomas nena segurás sienda rara... no es culpa tuya